viernes, 11 de noviembre de 2016

Cohen

Nos vamos quedando sin poetas en el manicomio.

19 comentarios:

  1. Bendita locura la de este beautiful loser. Y qué frío sin su famosa gabardina azul... Este sí que era de los míos, José Luis.

    ResponderEliminar
  2. Respuestas
    1. Un tío que le pone a su hija Lorca... qué más hay que decir.

      Eliminar
  3. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  4. Como todos sabemos, ahora andan insultando a Dylan por eso del Nobel. No entiendo por qué lo insultan cuando él no lo ha pedido y para los que lo conocemos desde hace ya muchos años, le ha supuesto un problema más que otra cosa. Así empiezo este comentario, amigo mío, porque el gran, qué digo, el grandísimo Leonard Cohen le preguntaron hace unos años que qué opinaba de Dylan, y el contestó desapasionadamente, que era su manera característica de hablar, como un personaje de cine negro: "Es uno de esos tipos que suelen aparecer cada trescientos o cuatrocientos años". Yo ahora puedo decir lo mismo del viejo Cohen.

    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Dylan, Cohen... ¿Estos no son triunfitos? Un abrazo, amigo Paco y gracias por amplificar el valor de cada entrada.

      Eliminar
  5. Al leer la noticia de su muerte lloré. Qué pena...

    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo aún no he llorado. Pero con el tiempo sé que acabaré llorando. Nos va quedando casi nada a lo que agarrarnos. Besos

      Eliminar
  6. Me niego....y no es una postura adolescente...pones el cd y está más vivo que nunca, y el embrujo fluye una vez más. Un abrazo

    ResponderEliminar
  7. La gente no es inmortal, sus versos, sus canciones sí.

    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Nos va quedando eso otros muchos. Cada vez menos de los nuestros. Besos

      Eliminar
  8. Eco de sus voces quedará por siempre flotando en el aire.

    Saludos, mientros oigo un CD

    ResponderEliminar