lunes, 5 de noviembre de 2012

El perdón de Dios

Robaba santos y vírgenes. 
Junto a ellos, se llevaba también las plegarias de gente desesperada, esa gente que apenas recuerda ya cómo se reza cuando se arrodilla torpemente en la capilla desabrigada de un hospital. 
Después, los malvendía en el Rastro. 
Sé que robaba santos, vírgenes, quizás algún milagro sin comprobar, pero, de los muchos ladrones que aparecen en el periódico de hoy, tal vez sea el único que tiene perdón de Dios. 
Pie de foto: Atlas del errabundo. Martínez Clares, 2009.

26 comentarios:

  1. O por el contrario no tiene ni perdon de Dios...pues al fin y al cabo le robaba a el
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  2. Es mejor robarle a Dios que a los mortales. Mira cómo nos están dejando. Abrazos

    ResponderEliminar
  3. Precioso y verdad.Yo nunca he robado santos y eso que soy lector empedernido de San Juan de la Cruz y de Teresa de Avila,pero sí he robado libros en mi adolescencia por falta de dinero.El primero,un Mark Twain.Al principio me sentí fatal,pero a medida que fui leyendo a este autor,me dije: tengo su perdón.

    Abrazos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo robé un Ivanhoe en edición de bolsillo que aún me acompaña con ese patético aspecto que tienen los que han sobrevivido a muchas batallas. Lo tuyo empezó con Twain. Lo mío con Scott. Podemos darnos por absueltos, compañero. Abrazos

      Eliminar
  4. Más bien los malvendía...
    Opino como tú. Estoy convencida de que tiene el perdón de Dios.
    Hay que malvende vidas humanas...Estoy segura que esos no obtendrán ningún perdón, ni si quiera el de sus propias conciencias.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  5. La foto es buenísima, ¿puede saberse de dónde es?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Se trata de una pequeña capilla del convento de San Esteban, en Salamanca. Un abrazo

      Eliminar
  6. Amigo, JL. Qué verdad de microsecuencia envuelta en el hermoso tempo poético de los cataclismos diarios. Ya no basta con la chatarra, ni las latas de anchoas del Mercadona ni los Calvin Klein de, ECI. Ahora los temidos pecadores buscan quincalla en los camposantos. Si ese Dios lo está viendo, seguro que los perdona como al ladrón de bicicletas. Un fuerte abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No me menciones al ladrón de bicicletas, amigo, que me enternezco. "El ladrón de bicicletas" no es una película. Es la película. Abrazos

      Eliminar
  7. Ese verbo se conjuga con facilidad en éstos tiempos pero tampoco me cuesta creer que a Dios no le importe mucho..

    Un abrazo solidario y admirativo

    ResponderEliminar
  8. Todo perdón -y más si es divino- implica el reconocimento de la culpa, la contrición y el propósito de enmienda. Si todo eso el ladrón lo pretende, como parece colegirse, con el material robado, me parece que Dios lo va a tener difícil.

    Un abrazo, José Luis (contrito, por otros pecados de omisión)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Vendía vírgenes de 2000 euros a 50. Admirable esa forma tan ineficaz de hacer negocio. Parece uno de nuestros banqueros, el jodío. Abrazos

      Eliminar
  9. A los pobres como este se les perdona. A los otros se les indulta. Y aquí paz y después gloria.

    La fotografía, estremecedora, Jose Luis. Nunca vi un altar tan hermoso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El convento de San Esteban es uno de los edificios religiosos que más me ha impresionado. Tiene varios rincones estremecedores, absolutamente fotográficos. O literarios, según se mire. Abrazos

      Eliminar
  10. Había oido lo del cobre,pero lo delos antos me deja en oremus por seguir con el tema. Pienso en el comprador, que conociendo el origen tal vez reciba mayor y merecido castigo, si es que la justicia terrenal existe. O no. Me quedo pensándolo. Preciosa foto.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El comprador es una parte inevitable del delito. Muy agudo. Se te notan las horas de cine. Abrazos

      Eliminar
  11. José Luis me sorprendiste como cuando recién llegada a México me enseñaron aquel Cristo negro, una imagen donde se postran ladronzuelos y prostitutas para rogarles les vaya bien en la faena del día.

    ResponderEliminar
  12. Si ves al fondo una silueta aplaudiendo ese soy yo. Con o sin perdón de Dios te salió soberbio.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La historia del diario ya lo era. Qué mundo este. Abrazos

      Eliminar
  13. En tiempos de crisis, se ve de todo... Y el pecado es más pequeño cuando lo cometes por necesidad

    Seguro que a las vírgenes y ejem, ejem... No les importa demasiado.

    Buena entrada y magnífica imagen, Ann@

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A las vírgenes y los santos sólo les preocupan las reacciones iconoclastas. Esto no es más que un cambio de santuario.

      Eliminar
  14. cuanta razón en tus palabras Jose Luis, no creo que a Dios le importe, si estuviera por aquí, él mismo lo repartiría entre los que más lo necesitaran y en los tiempos que corren los que más roban, pero a lo grande, son los que más rezan y más golpes de pecho se infringen, creen que con eso está todo perdonado, una confesión, un buen donativo y todo arreglado.....Jesús los echó del templo a bastonazos......¡¡¡¡la fotografía maravillosa¡¡

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Aquel Dios tan humano, con el cinto en la mano y totalmente indignado. Cuánta actualidad hay en tus palabras.

      Eliminar