miércoles, 28 de noviembre de 2012

El truco de la vida

Se quejaba José Luis Borau de haber hecho tan sólo dos cosas en la vida: “ver películas y leer libros”. Pero realmente no creo que tuviese motivos para quejarse, porque ver películas y leer libros es mucho más de lo que solemos hacer la mayoría de las personas con nuestra vida. 
Pie de foto: Vencida por los sueños. Martínez Clares, 2011.

32 comentarios:

  1. De hecho creo que son de la s tres mejores cosas que podemos hacer en nuestra vida
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya me contarás la tercera, aunque te noto un cierto tonillo de sátiro. Un abrazo

      Eliminar
  2. Esa es la humildad y la modestia de los grandes.

    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Exacto. Son cualidades sin las que es imposible crecer. Besos

      Eliminar
  3. Me apunto a pasar la vida haciendo lo que hizo Borau.

    Un saludo José Luis.

    ResponderEliminar
  4. Cuántos acabaran sus días sin haber hecho nada, o lo que es peor, sin ser siquiera conscientes de ellos.

    ResponderEliminar
  5. De hecho yo las echo en falta. Vivo una vida feliz, con sus obstáculos habituales, pero solo lamento no tener, como antaño, más tiempo para la lectura y para el cine. Quiero leer más, quiero ver más cine. Quiero decir, con matices, lo de Borau, José Luis. Abrazo grande, amigo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Una vida feliz debe tener esos obstáculos, pero es cierto que falta tiempo para dedicárselo a la lectura, al cine... y hay tanto por leer... tanto por ver... Un abrazo

      Eliminar
  6. ¡Qué bien me siento al saberlo !..:-)

    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sabía que te tranquilizaría leer esta entrada. Un abrazo

      Eliminar
  7. Son 3 José Luis, son tres....pero estoy de acuerdo que a menudo nos olvidamos de las cosas verdaderamente importantes...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí. Yo en este momento de la mañana no las recuerdo en absoluto, amigo Giuseppe. Un abrazo

      Eliminar
  8. Leer y ver películas no solo nos permiten disfrutar intensamente de la vida, sino también vivir otras. Borau nos propone esta pirueta retórica y algunos de los comentaristas que me precedieron insisten en la tercera que uno también suscribe: Que "Madame La Mort" nos conceda la experiencia multiplicada de "les petites morts" y vivir para contarlas (si queremos).

    Un abrazo, José Luis.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ah, cuánto sátiro ha desfilado por esta entrada pidiendo muertes pequeñitas, lecturas improbables, películas sin fin. Un abrazo, Miguel

      Eliminar
  9. Todo se debe a que Borau practicaba la queja con mucho ingenio y socarronería. Pero solo hay que ver una película suya o leer un texto escrito por él para darse cuenta de que en algo más se entretuvo,y bien que lo aprovechó. Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Seguro, seguro, pero después de vivir tanto me imagino que a uno le queda la impresión de haber hecho unas poquitas cosas y siempre, claro, insuficientes. Abrazos, Victor

      Eliminar
  10. ...traigo
    ecos
    de
    la
    tarde
    callada
    en
    la
    mano
    y
    una
    vela
    de
    mi
    corazón
    para
    invitarte
    y
    darte
    este
    alma
    que
    viene
    para
    compartir
    contigo
    tu
    bello
    blog
    con
    un
    ramillete
    de
    oro
    y
    claveles
    dentro...


    desde mis
    HORAS ROTAS
    Y AULA DE PAZ


    COMPARTIENDO ILUSION
    JOSE LUIS

    CON saludos de la luna al
    reflejarse en el mar de la
    poesía...




    ESPERO SEAN DE VUESTRO AGRADO EL POST POETIZADO DE LABERINTO ROJO LEYENDAS DE PASIÓN, BAILANDO CON LOBOS, THE ARTIST, TITANIC SIÉNTEME DE CRIADAS Y SEÑORAS, FLOR DE PASCUA …

    José
    Ramón...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. José Ramón, bienvenido a esta tu casa. Te agradezco la invitación. Haré uso de ella. Abrazos

      Eliminar
  11. El título empleado para este post lo dice todo,amigo.Hoy está de moda (aunque sea mentira)decir con aires de superioridad que no se tiene tiempo para leer (entre otras cosas).Hay que demostrar que tenemos mucho trabajo,de que somos imprescindibles,de que estamos llenos de proyectos...El bueno de Barou hizo lo que tenía que hacer cuando se es una persona sensible y con verdadero interés por las cosas que realmente son verdaderas.En su caso;leer y ver cine.Yo no he hecho otra cosa en mi vida.He robado el tiempo (a veces hay que robar lo que nos pertenece)para leer,ver cine,escribir poemas,pasear por la orilla del mar.Pasear por la ciudad con las manos en los bolsillo,lentamente y al azar.Observar una nube o como toca el viento a esas ramas de los árboles sobre lo azul.Hemos perdido tantas cosas y no por falta de tiempo,sino por falta de sensibilidad,por falta de interés de cuya recompensa es la flor de piel de las emociones.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tu comentario si que lo dice todo. Me apunto a los paseos, a las lecturas, al cine y a esas nubes que se aceleran en los odiosos días de viento. Un abrazo

      Eliminar
  12. Hay quien pasa la vida sin hacer nada y sin leer un libro además. En el Edén, Dios podría haber condenado a la humanidad a parir sus libros con dolor y a escuchar sus discos con el sudor de su frente. El trabajo tendría que haberlo dejado para los de la SGAE. Pero ni siquiera Dios es perfecto. De hecho, trabajó una semana. Habría crisis, como ahora.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Los mejores libros se paren con dolor. Seguro. Algunos se han escrito de un tirón aunque dudo que en una semana. De todas formas, la creación de algo tan imperfecto como el mundo debe ser algo agotador. Son merecidas esas vacaciones. Un abrazo

      Eliminar
  13. Es curioso, JL. A mí me vienen muchas cosas a la cabeza cuando fallece alguien querido y lleno de talento. La primera; una que dijo Wilder y no la repito porque me gusta mucho. La segunda, fue en la escuela de guionistas de la UIMP—hace como 15 años—en una charla. Y me encantó. “Si creéis que tenéis talento dedicaros a esto. Si dudáis de ello, no perdáis el tiempo”. Me recordó a otro genio, Azcona. D.E.P (ambos). Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Azcona y el cine son un primer y un segundo apellido. "Plácido"... para estas Navidades, antes o después de "Qué bello es vivir". El orden no importa. Un abrazo

      Eliminar
  14. las cosas sencillas son las que dan sentido a la vida, el gusto por disfrutar de todo lo que la vida ofrece y no vemos, dejamos pasar. A veces hay que dejar espacio al espacio, vivir viviendo, no vivir sin haber vivido, tenemos un tiempo fijado hay que saber que ese tiempo no vuelve.

    ResponderEliminar
  15. Tengo esa misma sensación, la de no haber hecho otra cosa durante toda mi vida. El triunfo de Borau fue conseguir ganarse la vida haciéndolo. Gracias por tu visita, José Luis.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ganarse la vida con lo que nos gusta... ¿Dónde hay que apuntarse? Juan, qué alegría verte de nuevo. Abrazos

      Eliminar
  16. Conforme han pasado los años, he ido dejando a un lado las películas por poder leer más libros. Supongo que debería corregir mis hábitos y equilibrarlo un poco más.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ese difícil equilibrio que nadie consigue... hay épocas para todo, y predilecciones que resultan caprichosas. Hoy leo. Mañana ya veré. Un abrazo

      Eliminar