miércoles, 4 de diciembre de 2013

Campos de Níjar

Pronto supo que a Almería no se le puede desmoronar ninguna Pompeya.
Corría el año 59 cuando Juan exploró una tierra sin Giralda ni Alhambra, una tierra que sintió desnuda y verdadera. Allí, algunas camadas de niños despojados le escoltaron en su camino y pudo encontrar, sin dificultad, fondas donde acodarse junto a la desesperanza. Como a otros que vinimos mucho después, el tiempo perezoso y la inmutable libertad del poniente le dejaron varado en estos campos alfombrados de ceniza.
La calamidad nunca debería ser un legado pero, si Juan Goytisolo regresase hoy a los campos de Níjar, aún podría hablar con la misma piedra callada y sorda y escribiría, probablemente, sobre gentes de miradas áridas que entretienen su destino entre los yates que siguen fondeando en el Sur.
Pie de foto: En el punto de mira. Martínez Clares, 2010.

26 comentarios:

  1. Es curioso, vivo en un lugar donde la vegetación se apodera del paisaje cubriéndolo todo de un verde salvaje, pero la llamada de mi tierra, las voces silenciosas del desierto, no dejan de maravillarme aún a pesar de su estampa árida y terrible, inmutable. Me ha gustado mucho el post. Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Desde que paseo estas tierras de Níjar, aquel verde que tanto me gustaba me da cierta grima. Saludos

      Eliminar
  2. Muy Martín Fierro,muy gauchesco,amigo mío. Pero en esas tierras,no tan baldías como cantó T.S.Elliot pasaron jinetes solitarios en cinemasCope. Y los yates, bueno, fondean y nada más. Ellos no encontrarán la isla del tesoro.

    Un fuerte abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El cinemascope es un elemento indisociable de estas tierras. Los yates no tanto. Son esa parte del paisaje que le resta, más que aportarle. Abrazos

      Eliminar
  3. ¿Habrá centauros en ese desierto..?
    Desde el páramo castellano nada nos parece tan lejano como un yate desplegando su vela.

    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Centauros tenemos para regalar. Es esta una tierra de héroes, todos anónimos. Como Dios manda. Besos

      Eliminar
  4. No falla, los mejores siempre han pisado Almería.

    Un saludo, José Luis.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El vino no es malo del todo e inspira lo suficiente. Bromas aparte. Es una gran verdad. Abrazos.

      Eliminar
  5. En un mundo tan cambiante, en el cual a veces no somos capaces de encontrar ni siquiera a nosotros mismos, pruebas tangibles de permanencia como la que nos describes hoy, son oasis en las cuales encontrar cobijo, fuerza y temperancia…

    ResponderEliminar
  6. Un texto precioso y preciso, muy preciso. Yo que conozco ese territorio árido y desertico, cuando voy por allí y me acerco al mismo mar, me inspira y de verdad que no veo los yates aunque, los haya.
    Besicos, vecino

    ResponderEliminar
  7. Hermosas palabras dedicas a una hermosa tierra. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  8. No conozco esos parajes, pero veo que hay buenas fondas para acodarse...y camadas que hacen más jugoso el caminar. Habrá que pisar esas tierras algún día. Si la gente va y se queda por algo será...Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tierra de cine, amigo Victor. El otro día andaba por aquí Scott con todo el equipo. Abrazos

      Eliminar
  9. Dice uno de los humildísimos personajes que aparecen en este libro: "Dicen que el mundo cambia y pronto llegaremos a la luna, pero pa nosotros, tós los días son iguales". Parajes secos y recién sumidos en la ruina por el abandono de las minas, una existencia raída y mortecina que le da un nuevo significado a la palabra rutina... Eso encontró Goytisolo. Y sin embargo hoy son esos lugares maravillosos que tú conoces también. Un rastro de aquel abandono permanece, sin embargo, para vergüenza eterna de nuestros próceres: en pleno Parque Natural dejaron pudrirse en la ruina el Cortijo del Fraile.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  10. Tengo ese mismo párrafo subrayado, amigo Juan. Lo del Fraile... una tragedia digna de su entorno. Abrazos

    ResponderEliminar
  11. Muy buena la simbiosis de imagen y palabra. Me ha encantado la fotografía!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Un placer encontrarte por estos barrios, amigo Joaquín, tan lejos de tus Ollerías. Suerte con tu nuevo libro... o mejor, aún... justicia. Un abrazo fuerte.

      Eliminar
  12. El paisaje árido de Almería es un espectáculo para la fotografía. Luego están el cabo de gata que es un regalo para los sentidos y al que me une una anécdota muy simpática de cuando viví allí, y Níjar, el lugar donde adquirí de manos autóctonas y artesanas una alfombra color blanco nuclear y que, pasados quince años, en este momento en que te escribo aún luce impoluta en mi salón.Gracias por esta entrada, y disculpa que me haya extendido, tu estupendo texto me ha hecho volar a tierras almerienses.
    Un beso
    Sete

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es dulce el recuerdo de este amargo paisaje. Son las contradicciones de la belleza y de su recuerdo. Besos

      Eliminar
  13. Estuve un verano de campamento, hace muchos años, era bien pequeño, me impactó muchísimo el paisaje.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A los niños estas cosas se les agarran a la memoria. Abrazos

      Eliminar
  14. No puedo dejar pasar esta entrada porque precisamente este verano pasé 15 maravillosos días por aquellas tierras. Estuve en Carboneras y me enamoré de aquellas tierras y su inmensa aridez. Me encantó Aguamarga, qué pueblo tan mágico, Las Negras, Mojacar...
    Tuve la inmensa suerte de coincidir con la luna llena de agosto y no sabes las noches que pasé mirando su reflejo en el mar...

    Un beso, José Luis

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues entonces el libro de Goytisolo te gustará. Por él sabrás que Carboneras no se puede nombrar.... psss... trae mala suerte. Un beso, amiga

      Eliminar