viernes, 7 de marzo de 2014

Panero

Se me muere Panero sin que yo le haya leído una sola línea. Se me muere inédito, como tantos otros a los que tuve que leer póstumamente. Se me muere y ya caen en mis manos estos versos suyos que certifican mi irresponsable inercia de lector inhábil, mi tardío y calamitoso acercamiento al genio: “Aun cuando el musgo concluye mi pecho, / el terror remueve las cuencas vacías”.
Panero se me muere como no quisiera vivir ningún poeta: prisionero incesante en un atroz mundo de versos.
Pie de foto: Leopoldo M. Panero. Sara del Castillo para Jot Down Magazine.

33 comentarios:

  1. Lástima que se tenga que ir para que yo los descubra, lo siento por mi y por ellos más aún.
    Descanse en paz.

    ResponderEliminar
  2. Qué bonito te expresas, amigo, ahora y tantas otras veces. A Panero lo he leído poquísimo, apenas unos pocos versos. Hay tantos poetas, es imposible. Ahí queda su legado, todo a su debido tiempo.
    Un recuerdo a Panero y un abrazo para ti.

    ResponderEliminar
  3. Hago mías tus palabras, aunque sí he leído a su padre y a su hermano Juan Luis, y la verdad es que este último no me entusiasmó demasiado, mi recuerdo de la familia Panero está un poco devaluado.

    Un saludo, José Luis.

    ResponderEliminar
  4. Triste resulta que toda la saga familiar sea más conocida por su desahogo y sus trifulcas en una película desencantada que por sus letras.
    Lo curioso del caso es que ni siquiera eso sirvió para que el público profundizase más en sus letras. Ya se han apresurado a decir eso de autor maldito. Gran parte de la culpa, tienes razón, es nuestra. Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Maldito es un apelativo que debería haber provocado, por sí solo, el éxito rotundo. Creo que era más bien un autor marginal, lo que, sin duda, engrandece su figura. Abrazos

      Eliminar
  5. Es una pena lo que voy a decir,pero los poetas ganan más cuando ya no están, y leerlos con el tiempo, a contratiempo, a destiempo, es leer la poesía, sentirla. No está el poeta físicamente pero sí sus versos etéreos que ya pululan por el aire, por el viento, a través de todas las épocas que le puedan quedar al ser humano. Estarán aquí y allí para siempre, para quien esté preparado, ya sea bajo una higuera o bajo el puente de la desesperación. Recuerdo cuando murió el grandísimo poeta gaditano Carlos Edmundo de Ory casi nadie se enteró o, peor, nadie lo conocía. Todavía sigue en el olvido pero algún día alguien lo descubrirá, cazará sus versos, cazará estos versos: "Seré mi isla propia, un vestigio de tierra infecunda, un corazón jamás arrepentido, pero solo, siempre solo, recordando el mar." Panero te espera, amigo, o mejor dicho, sus versos ya vuelan hacia ti.

    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Carlos Edmundo de Ory es casi un ser mitológico. Tal es el desconocimiento que despierta su figura. Abrazos

      Eliminar
  6. Yo tampoco he leído nada de su obra pero ayer, con motivo de su fallecimiento, leí parte de un poema suyo que me sobrecogió. Lo he buscado pero nada, no lo he encontrado. Me hgabría gustado poner una parte de ese poema o al menos su título.
    Creo que fue uno de estos poetas llamados malditos, más conocido como personaje que como poeta.

    Quizá ahora encuentre esa paz que no encontró en vida.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  7. No he leído sus versos, pero un libro suyo de relatos, titulado "El lugar del hijo", nos perturbó muchísmo a los veintitantos. Escrito a sus 28 años, hay en sus historias un algo muy muy inquietante, muy "poético", pero de Poe. Recuerdo que el libro, editado por Tusquets, llevaba una sorpresa en la última página, a la que uno llegaba con un escalofrío: el dibujo perfectísimo de una mosca. Da algo de miedo asomarse a sus versos. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buscaré esa propuesta que me traes, aunque los veintitantos ya me queden muy lejos. Un abrazo

      Eliminar
  8. Me ha gustado tu honestidad. Un secreto: Panero arrastra...

    Abrazos, Anna

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Uno lee lo que puede, pasa de puntillas por muchas partes y, en la mayoría de los lugares, ni se detiene. Cada minuto cuenta. Besos

      Eliminar
  9. Me pasa continuamente y no dejo de lamentarlo, llego tarde o quizás no..el encuentro con el poeta siempre es bienvenido. Necesitamos muchas vidas.

    Besos

    ResponderEliminar
  10. Bonito homenaje. Yo sabía más del personaje que del poeta. Me impactó mucho el documental de Chavarri "El desencanto".Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El personaje legendario. Recuerdo alguna entrevista que me resultó espectacular. Abrazos

      Eliminar
  11. Ni aún viviendo mil vidas...

    Besos desde el aire

    ResponderEliminar
  12. Muy profundo sentir.
    Un abrazo, amigo.

    ResponderEliminar
  13. Yo no salgo del "Desencanto", eso sí la he visto varias veces y siempre me impacta como la primera vez.
    Un saludo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues yo tengo que verla. Anda escaso de tiempo y de otras cosas. Un abrazo

      Eliminar
  14. A veces la muerte del poeta nos trae al poeta, larga vida a Panero!
    un saludo

    ResponderEliminar
  15. Por cierto, has visitado mi blog?no se si se puede y puedes comentar....es una duda técnica,
    un saludo

    ResponderEliminar
  16. Larga vida a todos los Panero que desde su confusión( o no tanta) nos dejan una poesía tan hermosa.
    Saludos

    ResponderEliminar
  17. Solemos acordarnos de la sed cuando se nos escurrió el agua, querido amigo. A mí también me ha pasado.
    Abrazos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Andamos sedientos de vez en cuando, afortunadamente. Abrazos

      Eliminar