lunes, 23 de junio de 2014

El amor es otra cosa

Incluso a aquellos poetas que siempre renegaron del amor, éste se les acaba deslizando por los versos de la misma forma que se desliza, sigilosamente, por los demás ámbitos de la existencia. Se trata de un amor sosegado cuyo único fin sería precisarlo todo, pero su presencia aquí es tan necesaria como imperceptible.
En otros casos más notorios, la contención brilló por su ausencia, de manera que han hecho mucho daño a la poesía amorosa y, por ende, a sus melodías más populares los versos edulcorados, ampulosos y afectados que tanto aproximaron a sus autores al patetismo.
Uno -que nunca ha sido de Manolo García- escucha de tarde en tarde sus Pájaros de barro porque a veces es recomendable enfrentarse a alguna emoción. En esa canción irrepetible, hay tres versos que podrían fijar por sí solos todo un canon para la poesía amorosa: Ya no subo la cuesta / que me lleva a tu casa. / Ya no duerme mi perro junto a tu candela. Estas veinte palabras han sacudido, desde el principio, todos mis preceptos poéticos porque me confirman que el amor se posa en las cosas más insignificantes, ese conjunto de nimiedades que, sin saberlo, van definiendo nuestra manera de vivir. De escribir. De amar.
Pie de foto: Portada del disco “Arena en los bolsillos”. BMG, 1998.

14 comentarios:

  1. ¡Ay Manolo Garcia..! y yo que sí soy de escuchar esos versos y.. ¡en qué momentos..!

    " Por si el tiempo me arrastra a playas desiertas, hoy cierro yo el libro de las horas muertas...hoy rechazo la bajeza del abandono y la pena.." los pájaros de barro..uff

    Maravillosos Jose Luis, los siento como mios, y me llenan de emoción.
    Sí, el amor es otra cosa y el abandono tambien.

    Besos

    ResponderEliminar
  2. Serrat cantó en otra canción maravillosa titulada Aixó que en diuen estar enamorat (Eso que llaman estar enamorado):

    Eso que llaman estar enamorado
    le toca al que le toca.
    El más prudente puede quedar atrapado
    de cuatro patas.

    Abrazos, amigo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Serrat es otro tío de los que sabe de esto. Un abrazo

      Eliminar
  3. Cuánto me gusta que relaciones poesía con cantautor, porque tengo para mí que es la gran deuda pendiente de la enseñanza de la Literatura. Machuca es quien trae el nombre de Serrat, qué más se puede añadir... Si acaso que Manolo García, en efecto, tiene bellísimos versos: así,de pronto, me acuerdo de aquello de "en el abismo que hay en tus brazos quiero caer"... Un abrazo grande.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La música está llena de buenos y dignos poetas. Y de algún abismo al que abandonarse. Un abrazo

      Eliminar
  4. En las cosas menudas, en las irrelevantes, en todo lo que en apariencia no se confía que prospere, en la verdad de lo frágil, ahí residen tantas cosas, José Luis. Hay poesía cantada de más hermosura que mucha de la que se vende en Hiperión, que es una palabra mayor para quien lee poesía. Abrazos de verano arrancado amigo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Coincido plenamente contigo. El papel, a veces, no es garantía de nada. Un abrazo

      Eliminar
  5. "(...)porque a veces es recomendable enfrentarse a alguna emoción. En esa canción irrepetible, hay tres versos que podrían fijar por sí solos todo un canon para la poesía amorosa". Amén. En efecto es irrepetible ese poema. En esa canción vamos todos, estamos todos. Qué bueno Manolo. Tanto como Antonio Flores, enorme poeta también.
    Un beso, JLuis.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Manolo y Antonio... que dos nombres tan mundanos para dos artistas de otro mundo. Besos

      Eliminar
  6. El amor se vuelve ridículo cuando se le adereza sin sentido. Me gusta el amor al prójimo, incluso el romántico, sólo lo aprecio cuando es sincero, efectivamente, cuando se encuentra en lo más insignificante sin pretender nada.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  7. Es que no son veinte palabras cualquiera....y en manos del trovador mejor aun....en estos recovecos se afianza la admiracion por el verso sentido....formidable. un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Toda la razón, Victor. Y encima las echa a volar. Un abrazo

      Eliminar