viernes, 19 de septiembre de 2014

Cortázar a fondo

De Bruselas, aquella cuna fugaz en medio de una Gran Guerra; del jazz, cuya cadencia determina el ritmo narrativo de sus textos; de ese yo desconocido y solitario con el que ha de convivir sin altercados destacables; del parque Güell, que aún impregna la memoria borrosa de un niño; de cronopios sin angustias, sin reloj; de su primer exilio voluntario; de la cólera actual del exilado; de cómo alguien que es precariamente monógamo puede amar a varias ciudades a la vez; de laberintos, líricos minotauros y teseos despiadados; de que escribir para lectores cómplices supone aceptar que amen tus libros o que los arrojen por la ventana; de que alcanzar un estilo propio lleva su tiempo y es un proceso que no siempre culmina en algo notable; de que las cosas más importantes deben escribirse con palabras sencillas.
De todo eso y mucho más habló anoche, durante casi dos horas, con Joaquín Soler Serrano en el programa A fondo de RTVE. Porque Cortázar sigue vivo en el más riguroso de los diferidos, tan vivo como en 1977, tan vivo como para seguir deslizando la languidez de sus erres entre el humo de cigarros fulminantes, como para pedir, con camaradería, únicamente el güisqui necesario, apenas ese sorbo fantástico que ayuda a los poetas a culminar su principal cometido: percibir el lado oscuro de las cosas.
Pie de foto: la vida, la obra y el pensamiento de Julio Cortázar en la entrevista realizada en 1977 por Joaquín Soler Serrano. Ver la entrevista.

14 comentarios:

  1. Fantástico Cortazar. Como fantástico es su libro "Clases de literatura" Berkrley 1980, toda una clase magistral.

    Besos desde el aire

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La entrevista es un muestrario de todo lo que hemos perdido. Besos

      Eliminar
  2. Creo que también se debería reivindicar la figura de Joaquín Soler Serrano, que murió solo en un geriátrico y con Alzheimer. Los periódicos reseñaron un escueto artículo frío y desmemoriado. Ese día también los vagabundos se calentaron con ellos los pies. Hoy la televisión apenas tiene programas sobre literatura y otras artes; el público ya no está para estas cosas, es más, no quieren ni ver fumar a la gente a través de sus pantallas gigantes y asépticas de plasma. Soler Serrano era un amante de la literatura, era un gran entrevistador refinado, culto y educado; amigo de todos los convidados. Es más, todos los que iban al programa lo hacían precisamente, o por la amistad que profesaban o por el respeto de un programa de una calidad insuperable. Conmovedor cuando Soler Serrano explicaba en la entrevista de otro grande: Josep Pla, que estuvo yendo a su casa unas cuántas veces para convencerlo que fuera a su programa. Soler Serrano tiene un libro injustamente olvidado dedicado a Pla. Lo mismo ocurrió con el gran Julio Cortázar. Esta entrevista la tengo que ver por lo menos una vez al año. Es la mejor que se le hizo a Julio. Y como bien dices; ese detalle del güisqui, como el que tuvo Soler Serrano con Pla que no paraba de encenderle el cigarrillo. Amigo mío, hoy andamos más jodidos de lo que parece. Todo esto es ya imposible. Y me pregunto: ¿Qué coño nos queda?

    Un fuerte abrazo, amigo mío.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Una entrevista como esta es impensable hoy en día. Dos horas y, lo peor, hablando de cosas que le competen al ser humano. Me pongo nervioso de pensarlo. Abrazos

      Eliminar
  3. Me lo has quitado de la tecla....una entrevista como esa.....absolutamente impensable en el actual mundo de lo politicamente correcto y los lugares comunes.....si esto es el progreso...me quedo con aquello....un abrazo

    ResponderEliminar
  4. Por ser positivos.
    Una suerte que esté disponible. Nos acerca al hombre y al escritor, nosotros, que le descubrimos tarde.

    Besos

    ResponderEliminar
  5. Qué puedo decirte, José Luis. Hasta que salió a la venta esta entrevista, primero en VHS, en los años 90, yo sólo había oído la voz de Cortázar en un programa de Carlos Herrera, en una semblanza de Andrés Amorós. Me pareció un milagro verlo y oírlo al fin –resumes muy bien la gran cantidad de información que aporta-, sentir ese magnetismo del que tanto hablaron y hablan quienes le conocieron. Luego salió en DVD y naturalmente también lo adquirí –junto con otro impagable de Borges-. Qué grandes programas los de Soler Serrano. Yo te aconsejo el de Pla que cita Machuca, el de Dalí, el de Onetti, el de Rulfo, el de Buero Vallejo o el de Luis Rosales. Maravillosos. No sé si están en Internet. Yo los he sacado de la biblioteca.

    Un abrazo cortazariano y solerserranista.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La de Borges la tengo localizada. He puesto un cepo. Esta semana cae. Abrazos

      Eliminar
  6. Citándole,"Si tienes alguna cosa que decir y no la dices con el exacto y preciso lenguaje con que tiene que ser dicha; pues de alguna manera no la dices o la dices mal", me parece una consigna exquisita sobre el concepto estilo. Me agrada también eso de que desvele que "Casa tomada", que es un relato inquietante y que me gusta mucho, resulta de una pesadilla propia, muy curioso, o que explique aquella percepción suya sobre lo fantástico, así como que no es un hombre de ideas sino de intuiciones, o el hecho de que desgrane cada una de sus obras en la manera minuciosa y disfrutable en que lo hace. Todo ello convierten a esta entrevista en algo formidable, sobre todo porque uno advierte que Julio Cortázar es uno de esos talentos que habla igual de bien que escribe.
    Esta introducción que haces sintetiza a la perfección este encuentro con el personaje, José L, te felicito.
    Abrazos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cuando mi madre entra en el blog, siempre le digo: la altura literaria está en los comentarios. Pues eso. Besos

      Eliminar
  7. a Julio lo estoy descubriendo, de a poco, de a uno con sus cuentos... y no puedo leer mas de uno o dos a la vez, los tengo que pensar, que disfrutar... en el centenario fue un festín verlo por todos lados acá en Argentina... salu2 tocayo, me sigo pasando por acá...

    ResponderEliminar