lunes, 28 de marzo de 2016

Formas de mirar al mañana


Repasar los títulos de un autor puede ser una buena manera de medir su optimismo: Víctor del Árbol ha ganado recientemente el Premio Nadal con su novela “La víspera de casi todo” (Destino, 2016); en cambio, yo titulé mi segundo poemario como “Vísperas de casi nada” (Ilmo. Ayuntamiento de Aguilar de Campoo, 2011). Aunque parece que el resultado no deja lugar a dudas, pueden ustedes hacer sus apuestas.

10 comentarios:

  1. He leído dos de sus libros, La tristeza del samurai y Un millón de gotas. Me gustó más el segundo. Para mi vida personal, me quedo con el título de Víctor del Árbol. Tu título se acerca más al triste panorama, y al día a día, que estamos viviendo.
    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo también prefiero el primero para mi día a día... aunque no acabe de suceder. Besos

      Eliminar
  2. No olvidemos que "Vísperas de casi nada" también se hizo con el favor de un jurado y publicación, es lo que cuenta al fin y al cabo. Y un apunte, qué sería de los poetas sin las sensaciones amargas, amigo. Oportunísima la similitud de esos títulos...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Parecidos y contradictorios. Leeremos a Víctor para ver que nos ofrece. Besos.

      Eliminar
  3. he aquí dos tipos a los que me gusta leer

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Que te guste leer a Víctor, me invita a leerlo. Un abrazo

      Eliminar
  4. Dos miradas bien distintas,somos únicos Jose luis cada uno en lo nuestro, precisamente por eso no son contradictorias.

    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Únicos e irrepetibles, aunque nos quieran uniformar. Besos, amiga.

      Eliminar
  5. Curiosidades... o tintineos volátiles que se ven por aquí y por allá. Y dice uno, pues mira: me gusta ese título...

    ResponderEliminar