lunes, 24 de octubre de 2016

Lo profundo de la vida

Viñeta de Mesamadero en el Ideal del sábado 22 de octubre.

Nada les va a parar. Sabemos que removerán la tierra, que lo seguirán buscando porque Lorca tampoco está en el Peñón del Colorado y ellos (los técnicos) sospechan que alguna de sus últimas paladas puede haber rozado la portentosa osamenta del genio. Se diría que encontrar al poeta más allá de sus libros es una misión imposible, aunque conocemos el tesón con que los buscadores de tesoros se entregan a sus mayores desafíos. Cualquiera de nosotros, amantes de la escasa pericia, ya habríamos abandonado con sólo echar un vistazo al terreno, como abandonaron, hace más de treinta años, Strummer y Arias.
Joe Strummer -líder de The Class- quedó con Jesús Arias en un garito de Madrid. El británico apareció a bordo de un sublime Dodge-Dart gris metalizado con el techo negro -su ya mítico Spanish-American car, como él mismo lo bautizó- y, con la excusa de probar el carro, le propuso a Arias algo que bien podría ser el título perfecto para cualquiera de los temas de su banda: "Let's go to Víznar". Anochecía, cuando llegaron a Víznar y Strummer decidió confesarle sus verdaderas intenciones: pretendía comprar unas palas para buscar la tumba de Lorca y desenterrarlo. En vano, Jesús Arias trató de explicarle que habría que remover miles de metros cúbicos de tierra y que, probablemente, después de tantos decenios, ni siquiera encontrarían vestigios de los enterramientos. Pero Joe sólo entró en razón cuando Arias le llevó al paraje donde se sospecha que Lorca fue fusilado. Allí, prendió un pitillo y, mientras observaba la puesta de sol, comenzó a llorar. "Puedo escuchar el grito de los muertos, la tragedia que ocurrió aquí".
Strummer comprendió en un instante de silencio todo lo que jamás notarán los geo-radares y supo, como por arte de magia, que es absurdo seguir buscando a Lorca entre escombros y terraplenes, porque todos deberíamos saber a estas alturas que Lorca descansa entre versos, que habita las páginas de sus libros y que sigue iluminando, cada día, las estancias más oscuras de nuestra memoria.

The Clash - Should I stay or should I go

10 comentarios:

  1. ¿Quién preferiría unos huesos –que no aparecerán, como no aparecieron los de Cervantes más allá de toda duda razonable- cuando se puede tener enteramente vivo a un poeta con solo abrir uno de sus libros? Es cosa de pensarlo, sobre todo si, además, en el empeño de desenterramiento se invierte un esfuerzo mecánico tan desmesurado y para la lectura bastan unos minutos de concentración y silencio. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Al final, como en el caso de Cervantes, aparecerá algo y eso será Lorca, podamos o no asegurarlo. Pero Lorca, en realidad, está el cortijo del Fraile o en la casa de doña Bernarda. Un abrazo

      Eliminar
  2. ¡Qué hermosa forma de verlo!.. cuánta razón y qué suerte que sea así.
    "Lorca descansa entre sus versos, habita las páginas de sus libros y sigue iluminando, cada día, las estancias más oscuras de nuestra memoria"

    Besos, amigo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es la única forma que se me ocurre. Todo lo demás es dinero e ideología. La emoción está en sus libros, en su memoria. Besos

      Eliminar
  3. Sublime. Solo un poeta puede contarlo así.
    Abrazos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mira cómo acaban los poetas... los de verdad, claro. Abrazos

      Eliminar
  4. Sublime, sin palabras me deja tu lucidez. Un abrazo. Cuanto nos queda por recorrer, verso a verso que diría el otro.

    ResponderEliminar
  5. Paso de opinar sobre toda esta necrofilia ibérica, que me parece a mí que es más una pose política que no otra cosa. Yo tengo toda su obra en mi biblioteca y lo releo constantemente, más su poesía que su teatro. "Y la vida no es noble, ni buena, ni sagrada". Dijo este gran poeta. Sobre mi escritorio tengo una cartulina blanca con estas bellas palabras del poeta granadino:

    "...yo no soy un poeta, ni un hombre, ni
    una hoja, pero sí un pulso herido que ronda
    las cosas del otro lado".

    Pues eso.

    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tanto enterrar a alguien como desenterrarlo posteriormente es una cuestión puramente ideológica. Lorca está en esa cartulina tuya. Y la Junta sin saberlo. Un abrazo

      Eliminar