miércoles, 27 de diciembre de 2017

El hijo pródigo


Sin saberlo, guardaba un Tàpies en casa de mis padres. Pero no se trata de un Tàpies cualquiera. Es un Tàpies plasmado en la cubierta diseñada por Jaume Bordas para un Vargas Llosa: La guerra del fin del mundo en su primera edición de Seix Barral cuando Seix Barral tenía aún su sede en Tambor del Bruc, 10, en San Joan Despí, muy cerca de nuestra residencia familiar de General Mola, s/n; una edición cuidada por Luis A. Lagos y Alex Zisman; una edición de lujo que ha reposado durante treinta y seis años protegida por un estuche sobre un estante de nuestra casa de Gor, muy cerquita del fuego como todo libro que se precie de serlo.


Lo abro con apetito y en la primera página impar, sobre un fondo que debió ser blanco en otro tiempo, encuentro trece firmas. Son las rúbricas de los compañeros de mi padre en las oficinas de Conisa, sitas en la calle Balmes de Barcelona, trece nombres garabateados que nos devuelven por un momento a aquel lejano veinticuatro de diciembre de mil novecientos ochenta y uno, el día en que se despide de su trabajo como contable tras una década. Guardan los libros más historias de las que cuentan. Tan sólo tres días después, el veintisiete de diciembre, llegamos a Gor para empezar la segunda de nuestras vidas.
Ojeo el libro y me entrego de nuevo al capricho de la aritmética: treinta y seis años esperando que alguien lo agarre con decisión, que alguien pretenda leerlo al fin, porque a pesar de ser un bien muy preciado en nuestra casa sospecho que nadie lo ha leído todavía. Ahora está aquí, en mi barra, junto a mis Alhambras artesanas, entre los juegos de mis hijos y el olor a cena de pueblo, y cuando todos se acuesten lo desvirgaré sin miramientos. Me toca a mí seguir la estela de o fanatico Antonio Conselheiro camino de Canudos, del mismo modo que hace treinta y seis años le tocó a mi padre decidir si basta con emprender el camino de regreso para poder sentirse un hijo pródigo.

8 comentarios:

  1. He encontrado en más de una ocasión cosas inesperadas en mitad de los libros, las debió dejar allí alguien con apasionamiento o con descuido, quién sabe. Hermosa anécdota. Lo de leerlo... No soy yo muy de Vargas Llosa, o lo fui y he dejado de serlo. Lo mejor el hallazgo, la memoria.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo no soy del peruano... pero leer "La fiesta del chivo" me ha animado a buscar libros de su primera época. Un abrazo

      Eliminar
  2. Ya lo creo que los libros tienen, a veces, sus propias biografías plagadas de azares y vicisitudes, de apariciones y desapariciones. La de este ejemplar de La guerra del fin del mundo –edición de lujo que no conocía- es de las buenas, con ese magnífico añadido de las firmas, que lo hace único y le da un aire de caballerosa camaradería. Por lo demás, a Vargas Llosa le pasa como a Robert de Niro: uno se pregunta, juzgando lo que han hecho en los últimos quinquenios, cómo es posible que gocen de tan alto prestigio. Pero al remontarnos muchos más años encontramos grandísimas novelas y grandísimas interpretaciones. Enhorabuena por tu descubrimiento, que es casi el inicio de una novela…

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Decía Cortázar que el principal objetivo de un escritor debe ser destruir la Literatura. Al menos, la establecida por decreto. Aquel Vargas Llosa sí la destrozaba. Con el tiempo, se ha pasado al otro bando. Un abrazo

      Eliminar
  3. Estimado amigo, paso de puntillas y leo tus reencuentros con los libros que acumulan polvo y atesoran recuerdos y me siento cercana.

    Hoy solo queria desearte feliz año, buen cine y mucha literatura para el camino que nos quede por recorrer.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Qué alegría verte en este sitio. Besos y feliz año.

      Eliminar