jueves, 24 de febrero de 2011

Por gracia de Vicar

Está mañana, navegando entre noticias nefastas, he terminado por desayunarme un premio. Se trata del Segundo en el XIV Certamen "Mujer y literatura" de Vicar, que se ha concedido a mi brevísimo poemario Tres mujeres y la luna. Al nacer, sus cuatro vanidosos poemas ya sabían que acabarían formando parte de un patrimonio que me sería ajeno. Y yo, muy agradecido pero tan escéptico como de costumbre, siento que todos los premios suponen la frágil salida de un anonimato al que ya voy regresando dócilmente.
Pie de foto: El jurado valorando las obras participantes. Vicente Bermúdez, IDEAL.

No hay comentarios:

Publicar un comentario