sábado, 28 de enero de 2012

Juegos de niños

En un examen, les pido que escriban una oración con el verbo “reconstruir”.
“Al llegar a casa, me reconstruyó mi abuela”.
No aclara si regresaba del parque o de la batalla de Las Termópilas.
Pie de foto: Aprendiz de cascamorras. Martínez Clares, 2009.

28 comentarios:

  1. Quizas tengas a un futuro surrealista en clase
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso mismo pensé yo... Un surrealista, un absurdo o un poeta... qué más da. Lo cierto es que la oración sabe a literatura. Abrazos

      Eliminar
  2. No estaría mal que te reconstruyeran de vez en cuando...

    Besos desde el aire

    ResponderEliminar
  3. Sin duda, ese niño promete :-)

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. Decía Picasso que tardó una vida en aprender a pintar como un niño. Que a tu alumno no se le olviden estas cosas.

    ResponderEliminar
  5. El lunes les pido a los míos una con el verbo "especular"

    ResponderEliminar
  6. Bueno, suena, e incluso sabe, a Miguel Gila, y eso es realmente decir mucho. Nadie como una abuela para dejarte como nuevo después de la deconstrucción nuestra de cada día, además. Abrazos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Exactamente, muy de Gila, absurdo y surrealista. Estupendos recuerdos de un genio inolvidable. Muy atinado, Juan. Abrazos

      Eliminar
  7. Al llegar a casa por las tardes, después de un largo día cara al público, mi esposa "reconstruye" mi alma con el calor de un largo brazo, subida sobre mis pies, en silencio, con la mirada clavada en lo más profundo de mi ser a través de mis ojos castaños. En 8 años que llevamos juntos no he logrado atisbar como lo hace, pero junta todas mis piezas, una a una, y el latir de su corazón es el nexo de unión entre ellas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Afortunadísimo, Carlos. Qué no decaiga. Abrazos desde Gor, paisano

      Eliminar
  8. brazo ... abrazo. Errata.

    ResponderEliminar
  9. Es que las abuelas siempre están ahí para reconstruir a los nietos..Qué sería sino de los nietos?.

    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ah, las abuelas. Y las madres tomando apuntes. Un beso

      Eliminar
  10. No importa de dónde se vuelva, ya puedes ser Mambrú. Una rebanada de pan con mantequilla y miel y un capítulo de "los autos locos" y vuelta a sonreír!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mantequilla con azúcar o con Colacao, que era la Nocilla de los pobres.

      Eliminar
  11. Los niños son la caña!!tienen cada cosa que es para partirse de la risa con ellos....la abuela lo reconstruye!!!!!Y eso da que pensar, la abuela!!!no los padres!y es que nuestros hijos,los crian los abuelos.Milll besitoss

    ResponderEliminar
  12. Has consigo que mi abuela se hiciese presente en mi recuerdo y ese niño más que prometer.. afirma y acierta de pleno.
    Algo tendrá que ver el profesor en esos alumnos tan ¿surrealistas? :-)

    Abrazos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La verdad, es que a mí -como a todos- también me reconstruyeron varias veces. Abrazos

      Eliminar
  13. Cuando llego a casa, soy yo mismo quien me reconstruye. La tarea se antoja sumamente complicada cuando se tienen los brazos por los suelos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo dejé de reconstruirme... resultaba peor el remedio que la enfermedad.

      Eliminar
  14. ¡Ay! los abuelos. Mi abuelo Juan Manuel me reconstruía el ánimo ante la dificultad con esta frase inolvidable (como él):

    "Tú no tengas miedo que yo estoy cagao"

    Un abrazo, amigo.

    ResponderEliminar