domingo, 18 de noviembre de 2012

Payaso

A Emilio Aragón. In memoriam. 
Llevaba una peluca verde. Bajo ella, languidecía un rostro tan blanco y algodonado como las primeras nieves del invierno. En cambio, sus ojos eran muy oscuros y de uno de ellos resbalaba una lágrima negra. Me impresionó aquel narizón rojo que yacía sobre unos labios considerablemente mudos y, sobre todo, su indescifrable tristeza. 
Mi madre recuerda como la miré decepcionado y le dije: 
-Esto no es un payaso. Un payaso es Miliki. 
Pie de foto: El disco más antiguo de mi discoteca. Martínez Clares, 2012.

20 comentarios:

  1. Qué recuerdo tan bonito, José Luis y cuánto me alegro que alguien que escribe tan bonito le dedique una entrada a Miliki.
    De niña, cuando iba al circo, lo que menos me gustaban eran los payasos..me daban miedo. Hasta que llegaron Gaby, Fofó y Miliki...LOs payasos de la tele. Entrañables, cariñosos...

    Me uno a tu precioso recuerdo.

    UN beso para Miliki y gracias por hacer mi infancia tan feliz.

    Un beso para ti también.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En otra ocasión posterior, tuve la ocasión de asistir a una de sus actuaciones. Eso es harina de otro costal. El "¿Cómo están ustedes?" es algo que o se ha vivido o no se ha vivido. Una sensación que no se puede explicar a los jóvenes. Desafortunadamente. Besos

      Eliminar
  2. Ha acompañado nuestra infancia y estará con nosotros para siempre.Precioso tu recuerdo José Luis.

    Besos desde el aire

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ha sido un protagonista destacado en esa patria nuestra que es la infancia. Besos

      Eliminar
  3. Susanita se quedo sin D. Emilio. Es verdad, JL. También, fue uno de mis primeros “hit parade” de vinilo. D.E.P, la nariz roja de Miliki. Cuantos buenos ratos nos diste a la generación “Revolver” de los seises.Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Nos quedamos sin él en cierto modo porque los artistas difícilmente mueren. Un abrazo

      Eliminar
  4. Cuanto me ha entristecido su muerte, tendría yo unos 12 años, de los de entonces, cuando aparecieron por primera vez en televisión y cuando alguien decia...¡¡¡qué empiezan los payasos¡¡¡¡... corriamos a verlos. Ha dejado huérfana a Susanita y su ratón ya no jugará al ajedrez, D. Pepito y D. José se despedirán cabizbajos y no haremos sonar el pi pi pi de nuestro coche, pero estoy segura que el barquito de cáscara de nuez con sus velas de papel, le llevará allá donde
    Navegar sin temor,en el mar que es lo mejor y como el cielo estará azul, él irá en el barquito hacia aquellos mares lejanos del sur. Nunca les olvidaremos.


    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El sábado por la tarde era un remanso de felicidad gracias a ellos. ¡Menudo repaso has hecho a sus grandes éxitos! Creo que los voy a estar tarareando toda la mañana.

      Eliminar
  5. ¡Qué me dices,amigo! Me entero de esta triste noticia en tu espacio.Gracias.Soy de la generación de los payasos de la tele y nunca los he olvidado,nunca.Mi infancia está impregnada de ellos,de sus películas y de sus canciones.Susanita tiene un ratón sigue siendo mi canción favorita.Recuerdo cuando murió prematuramente Fofó,el más gracioso de todos ellos.Recuerdo que lloré mucho de verdad.Quiero decir aquí que Miliki fue también un gran novelista y recomiendo a todo el mundo que lea su última novela titulada Mientras duermen los murciélagos.Es una historia maravillosa donde un grupo de circenses deben atravesar la Alemania nazi.Pocos de los de mi generación están dispuestos a admitir tres cosas:Fuimos los niños de los payasos de la tele;fuimos los niños de la serie Pippi Calzaslargas y de Heidi.Aquí digo en voz alta que estas tres dimensiones emitidas en los estertores del franquismo abrieron el camino de una cultura tapiada.Yo me hice escritor y cineasta gracias a todo eso.Desde aquí mi más reivindicación a esa televisión que tanto nos dio:Estudio Uno.A fondo con el maravilloso e injustamente olvidado Joaquin Soler Serrano.A Gaby,Fofó,Miliki y Fofito.Gracias a todos ellos.A veces cuando me hablan con esa trascendecia tan mundana y falsa de la actualidad pierdo la paciencia como un niño y me pongo a cantar delante de las narices de estos tipos La gallina turuleca.

    Un fuerte abrazo,poeta.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Amigo Francisco: poco que añadir. Es cierto, que los payasos nos hicieron sentirnos libres y nos ayudaron a ser lo que somos. Que nos es poco. Un abrazo

      Eliminar
  6. Y tenias toda la razon....para todos nosotros Miliki ha sido siempre el payaso por excelencia...y asi lo vamos a recordar
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  7. Supongo que algo que sobrevive a dos generaciones y llega hasta la mía debe ser bueno.

    Cuídate.

    ResponderEliminar
  8. Un consenso semejante no es por casualidad.Podría alabar sus muchísimas virtudes y su innato talento,pero eso salta a la vista.Estoy muy de acuerdo con Machuca, solo se me ocurre darle las gracias. ¡Pero cierra la boca y termina el bocadillo! solía decir mi madre. Un auténtico fenómeno. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Aquellas meriendas ante el televisor! Una escena común. Abrazos

      Eliminar
  9. Contrariamente a lo que dice la gente , los payasos a mí nunca me dieron miedo y él menos.
    Él, D. Emilio solo te hacia sonreir, la vida parecia tan sencilla, tan feliz. Hay gente que nace para eso. Tendrian que hacerle un monumento ¿ lo tiene ya? sino que se pongan a ello.. para todos nosotros ya es una parte importante de nuestra memoria sentimental

    Besos
    P.d.(Entre nosotros, yo le he dibujado en más de una ocasión y ahora no sé qué fue de esos cuadernos..).

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lástima que no aparezcan esos cuadernos. Pues sí. Un monumento en nuestra memoria. Besos

      Eliminar
  10. El recuerdo de los payasos de la tele quedo en mi recuerdo grabado. Fue un maravilloso tiempo lleno de encanto y magia.


    Un cálido abrazo

    ResponderEliminar