jueves, 24 de enero de 2013

La luz negra

El arte engendra arte, pero Van Gogh nunca sospechó que uno de sus cuadros acabaría determinando la luz de una película rodada un siglo más tarde.
Imagino a Tom Stern –en la actualidad, director de fotografía y, entonces, electricista jefe del rodaje- regresando de la exposición del pintor en Seattle con la imagen hirviendo en su cabeza, disfrutando de ese dolor excitante que padece la gente de talento cuando siente la necesidad de prolongar los caminos de una creación artística.
Los comedores de patatas fue la clave para que Eastwood y su director de fotografía, Bruce Surtees, decidiesen rodar los interiores de El jinete pálido en la más absoluta oscuridad, en contraste con esa luz blanca, deslumbradora, que acompaña al protagonista en los exteriores.
Quienes hayan visto la película saben que es difícil reconocer a Eastwood entre las sombras, pero eso no le importaba gran cosa al cineasta porque hay personajes tan crudos que no precisan de un rostro que los ampare.
Pie de foto: Cartel de la película.

19 comentarios:

  1. Como tú bien dices la luz de esta película es un personaje más de la historia. Sin esos contrastes luminosos no hubiese sido la misma.

    Besos desde el aire

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Efectivamente, es el contraste lo que define la atmósfera de la película. Esa fue la intención de Eastwood y Surtees. Besos

      Eliminar
  2. Imprescindibles, y lo son porque saben bien su oficio. La fotografia tan ligada al cine empieza por acercarse a la pintura y ¡ quién mejor que El Loco del pelo rojo !.
    El cartel de la película es estupendo. Eastwood un maestro consagrado. La vida nos depara tambien luces y sombras.

    Un beso en mañana de sol

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eastwood ha terminado por consagrar hasta la primera parte de su obra, que había pasado desapercibida para la mayor parte de los aficionados. Un beso

      Eliminar
  3. Después de "Unforgiven", quizá sea mi western preferido de Clint. Desconocía por completo que la fuente de inspiración del director de fotografía fuera esa obra maestra de Van Gogh, me ha resultado muy curioso, supongo que el buen arte se auto-alimenta inconscientemente.

    Un saludo, José Luis.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La historia del arte está llena de retroalimentaciones, de curiosas conexiones, de inspiraciones originales. También ahí radica el interés del espectador por conocer, por ver, por buscar y, a veces, por encontrar el rastro de las influencias. Abrazos

      Eliminar
  4. La luz es materia, y de su densidad, más que de su intensidad, depende muchas veces el carácter de la obra visual. También la obra de Clint Eastwood adquiere densidad con el paso del tiempo, incluso su obra pasada, lo cual tiene aun más mérito.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Poco que añadir a tu certero comentario. La luz lo es todo en la creación artística. Incluso cuando reinan las sombras. Un saludo

      Eliminar
  5. Y el infierno le seguía...Esa frase eslogan se repitió durante un parde semanas en mi cabeza hasta que por fin la estrenaron. En ocasiones se habla de bonitas películas con una fotografía muy bonita...
    Esta con sus claroscuros tan acentuados tal vez no sea presisamente bonita, pero resulta francamente excelente para la historia que se cuenta.
    Tom Stern es admirado por unos y discutido por otros precisamente por eso.Por una acusada personalidad que le lleva a huir de florituras y pegarse como un guante a cada historia.
    Gran historia y gran personaje. Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es que la frase tiene narices... qué tremendismo. Stern era un absoluto desconocido para mí. Encontré su nombre en un libro que cayó en mis manos y, desde luego, la historia me llamó poderosamente la atención. Qué extrañas conexiones justifican la creación artística, sus matices, sus derroteros. Un abrazo

      Eliminar
  6. Sufrir y deleitarse con la obra terminada, una vez y otra más. Esas semillas de las que otros extraerán ideas, igual que nosotros exprimimos el aire compartido y lo bebemos a solas.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

      Eliminar
    2. Las semillas que se esparcen por los campos de la creación, la lluvia que las estimula, los recolectores que las siegan... el ciclo sigue su curso ininterrumpidamente. Saludos

      Eliminar
  7. La rudeza es muy perceptible dentro de la oscuridad, la bondad ya no tanto.

    ResponderEliminar
  8. Amigo, JL. Has hablado de un personaje, que es un mago de la luz. Como en su momento lo fue Musuraca. La relación entre el oficio de eléctrico y el jefe cameraman u operador de cámara, es un binomio muy interesante de la vieja escuela. A mí me gusta mucho, Mr. Stern. Ha aprendido todo el oficio junto al inseparable, Caravaggio de Mr. Eastwood: Bruce Surtees. Por cierto, a esa obra maestra, ”El jinete pálido” la crítica idílica parisina y divina de Cannes, lo más agradable que le dijeron al ínclito Clint fue;… (“lo censuro, JL. Me parece tan repugnante”). Las hemerotecas rompen el corazón al más optimista… Abrazos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Las hemerotecas son el infierno de los que se desdicen. Abrazos

      Eliminar
  9. Interesante.Además en esta película Clint se salta una norma importantísima a la hora de rodar una película:el salto de eje.Aquí lo utiliza en su veneficio.Lo vemos salir por el encuadre de la derecha y luego se introduce por el mismo lugar.Claro,es un fantasma y los espectadores cuando la ven por primera vez quedan completamente desconcertados.

    Abrazos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No me había fijado en ese detalle. Desde luego, no se te escapa una. Un abrazo

      Eliminar