miércoles, 27 de febrero de 2013

Bip bip

Detesto a los tipos infalibles, esa clase de personajes que jamás cometen un error y que, además, se comportan de manera despiadada con los errores ajenos. Por eso, nunca me gustó el Correcaminos.
Sé que no es muy popular lo que voy a decir, pero confieso que, discretamente, siempre fui seguidor del Coyote. Aunque parezca paradójico, acabé solidarizándome con ese depredador famélico, ese pésimo estratega atrapado en un cuerpo voraz al que nunca vimos probar bocado. Tal vez, me gustaba porque sus desgracias eran tan humanas como sus ambiciones.
De la serie, recuerdo sobretodo su crudeza. Cada capítulo representaba la cruenta lucha entre el hambriento y el poderoso, el fracasado que nunca termina de entregar la cuchara y aquel que siempre sobrevive enfermo de éxito. Podríamos decir, sin temor a equivocarnos, que es ésta la lucha ancestral del Mundo en todo su esplendor. En todo su patetismo.
Pie de foto: El Coyote.

24 comentarios:

  1. El Correcaminos nunca huyó; siempre fue un estratega de la mala leche. La crueldad siempre se cebó con el desgraciado Coyote, hasta el punto de no dejarlo morir en paz de una p. vez, sobreviviendo para el sacificio y la mofa, aplastado, laminado, carbonizado, deshilachado, planchado, volatilizado, desintegrado...por necesidades del guión de la hijoputez "humana". ¡Qué paradoja!: ÉL era el Ave Fénix de la injusticia, de la pura maldad...

    Estoy contigo, José Luis. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. El Correcaminos era un maestro de la bordería. Chulo, cabroncete, prepotente, despiadado...
    Estoy contigo, el pobre coyote siempre me inspiró más pena que otra cosa. Si es que en el fondo era un paria...

    Un beso

    ResponderEliminar
  3. Por su simpleza siempre me gustó, como Tom y Jerry. O quizá no era un cartoon tan simple como parecía. En cualquier caso, creo que incluso hasta una vez el coyote atrapó al correcaminos.

    Cuídate, José Luis.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Los cartoon eran de todo menos simples. Creo que sus guionistas tenían mucho que decir. En los dibujitos actuales se echa en fata esa consistencia argumental, esa caracterización de personajes. Abrazos

      Eliminar
  4. Muchos hemos sido y somos del equipo del Coyote...yo llegue a odiar al correcaminos y ese bip-bip asqueroso
    Coyote forever
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tenía un amigo que no habría dudado en echarse al campo cargado con un rifle y un cepo. Abrazos

      Eliminar
  5. A veces la dinamita ACME puede hacer grnades estragos....y a veces hasta es necesaria....

    ResponderEliminar
  6. El Coyote es de la misma estirpe heroica que Silvestre, y solo un desalmado puede estar del lado del Correcaminos o de Piolín, menudos pájaros.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Somos más de los que esperaba. Menuda secta basada en el culto al perdedor. Aunque bien pensado, esto es en esencia la Literatura. Abrazos

      Eliminar
  7. Nada más antipático que ese bip-bip prepotente. El coyote es como el lobito bueno al que maltrataban todos los corderos..
    Como Silvestre y el repipi Piolín o los gatos siameses que burlaban a Reinita ( LaDama y el Vagabundo).
    Nadie puede ser "tan perfecto" sin resultar odioso.

    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La horrorosa perfección... qué desastrosa compañera. Besos

      Eliminar
  8. Ingenuamente, como el propio coyote, siempre estaba convencido de que el nuevo producto Acme funcionaría y lograría su propósito.Pero al final mi gozo en un pozo.
    Lo curioso es que la dinamita encima remataba al coyote, le subía a las alturas y luego sádicamente caía en picado dejando una huella imborrable en el suelo.
    Pero hay algo que me encanta del coyote:su perseverancia. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Revisabamos la historia una y otra vez esperando un final diferente. Pero todos los finales están escritos de antemano. O, al menos, eso parece. Abrazos

      Eliminar
  9. En lo que tiene de pobre loser, siempre contó el Coyote con mi simpatía, como también preferí a Silvestre frente a un puñeteramente irritante Piolín, al que yo hubiera desplumado lenta y minuciosamente. Por otra parte, su constancia es digna de imitación: me gusta ese retrato que haces de alguien que nunca se rinde frente a aquel otro que sobrevive enfermo de éxito.
    Ya ves: nada más popular que simpatizar con el perdedor.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La perseverancia puede con todo. Sobretodo con el propio perseverante. Pero es una de las pocas virtudes que admiro. Abrazos

      Eliminar
  10. Nunca he soportado al correcaminos y se me partía el corazón con cada golpe del pobre coyote. Unos nacen con una flor en el culo y otros por mucho que lo intenten o intentemos (durante toda la vida) el piano, el yunque, o el artilugio que sea (marca ACME) nos seguirá cayendo en la cabeza.

    Besos desde el aire

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Al final, lo que yo consideraba una opinión poco popular ha terminado por ser la mayoritaria. Desde hoy, el Coyote no está tan solo. Besos

      Eliminar
  11. JL, me encanta ese Coyote escuálido. Tengo una camiseta vieja del personaje. Estoy con síndrome de verano y lucirla de nuevo. Abrazos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estas nieves me recuerdan que se acerca el deshielo. Pronto, llegarán el verano y esa camiseta. Abrazos

      Eliminar
  12. uno de los mejores dibujitos animados de mi infancia
    que bellos recuerdos
    saludos

    ResponderEliminar