domingo, 13 de octubre de 2013

Competencias básicas

Escribo desde Vivaldi -Avda. Reino de España, 184-, entre conversaciones que se enhebran y lecturas apresuradas. El bacalao gratinado se demora lo suficiente como para esperarlo con avidez y, mientras, hablamos de Educación. Coincidimos en que, en la actualidad, la labor docente se reduce a responder a una enorme carga burocrática, de manera que el maestro pasa la mayor parte de su tiempo cumplimentando todos esos absurdos documentos que mantienen satisfecha a una Administración maleducada.
Entre líneas, lleno mi copa con la sangre frutal de Arzuaga.
Sé que ninguno de mis jefes me lee y, por tanto, puedo escribir con total libertad que la Educación ahora, como hace mil años, se fundamenta tan sólo en un maestro con veinticinco alumnos y bastantes cosas que aprender. Por eso, todavía me reconforta tanto leer palabras como las que ha cincelado Muñoz Molina en su bitácora: “Un maestro, un libro, un bolígrafo, un aula, pueden cambiar el mundo. En lo que a mí respecta, me cambiaron la vida”.
A mí también, maestro Antonio. A mí también.
Pie de foto: Herramientas. Martínez Clares, 2010.

21 comentarios:

  1. Me complace comprobar, amigo José Luis, que coincidimos plenamente en esa competencia tan básica (¡y única!) de la idea educativa: La que apunta Muñoz Molina. Todas las demás pertenecen al ámbito de la Paradoja Universal: Las competencias de los incompetentes.

    Abrazos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Las parodojas son nuestro pan de cada día. Abrazos, amigo

      Eliminar
  2. No estoy seguro de que todos los maestros sean conscientes de la responsabilidad que tienen, de la huella que dejan, de los inspiradores o motivadores que pueden ser. Los burócratas no lo saben, otras tantas cosas tampoco.
    Saludos, confío con que hayas disfrutado el bacalao.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo tampoco, amigo Sergio. Pero hace tiempo me juré que no le escribiría ni a los malos maestros ni a los malos músicos ni a los malos escritores. Por eso, cuando les escribo lo hago desde la admiración.
      El bacalao en su punto. Vaya pieza. Abrazos

      Eliminar
  3. A buen entendedor, con efímeras palabras basta. Acertado y certero, como siempre, José Luis, y especialmente cuando la llaga en la que pones el dedo es la de la Educación. La idea, en esencia, es sencilla: un hombre o una mujer modestamente sabios que con la fuerza de su vocación deciden dedicar su vida a educar a las nuevas generaciones en conocimientos y valores. Debiera ser una línea recta entre el que enseña y el que aprende, y sin embargo entre y uno y otro media un laberinto ideológicopoliticoadministrativo, cuyo trayecto es mucho más largo y amargo. Un abrazo dominical.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Del laberinto ya hablaremos otro día. Esto parece un cuento de Borges. Abrazos, amigo Juan

      Eliminar
  4. Un buen maestro te abre las puertas del cielo, a mí me las abrieron.

    Besos desde el aire

    ResponderEliminar
  5. Ojalá leyeran muchos padres, maestros y alumnos tus competencias básicas...Y, si ya las lee esa Administración maleducada, no te digo.
    Me gusta como escribes, hacía tiempo que no venía por aquí
    Besicos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues estás en tu casa y, naturalmente, devuelvo visita a tus estupendos blogs. Besos

      Eliminar
  6. Yo los he tenido buenos, regulartes y malos. Pero de los dos últimos me he olvidado. No son negativos, simplemente su paso por tu vida generan indiferencia. Por eso supongo existe un manto de indiferencia por tantas cosas...
    Pero los buenos, los que se implican, te motivan, despiertan tu curiosidad, esos no tienen precio....Y contra la burocracia burocrática nada mejor que un buen pescado en su punto. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A los malos ni agua. Y a la burocracia menos todavía. Ahora legislan sobre Educación señores que no han pisado un aula en su vida. Abrazos

      Eliminar
  7. Aún los hay, el último que me encontré fue en segundo de bachillerato, bien es verdad que de eso hace ya ocho años...

    Un saludo, José Luis.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ocho años no es tanto. Yo me encontré el último hace veinticuatro. Abrazos

      Eliminar
  8. Y a mi tambin. Estudie filosofia gracias a mi profesor de COU
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  9. Mi padre y mi madre eran maestros, la mayoría de mi familia "ampliada" han sido maestros; soy lo que soy también por los maestro/as que he tenido la suerte de encontrar en mi camino...la sociedad debería tratarles con el mismo o con más respeto de lo que se da a los médicos...al fin y al cabo hacen la mejor prevención posible en la vida...aunque, como a menudo pasa en esta vida, no todos se dan cuenta de esta brutal responsabilidad....también porque la sociedad les trata como si tuvieran solo responsabilidades pero no derechos...es "il cane che si mangia la coda"!!!!! Un abbraccio

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Algo parecido pasa en mi entorno familiar. Cuando nos sentamos a cenar, parecemos un claustro de profesores. La genética.

      Eliminar
  10. No eres el único maestro o profesor cuyo blog leo y, decirte que me merecéis el mayor respeto y la mayor admiración porque vosotros construís el futuro, o lo intentáis, no lo tenéis nada fácil...
    Seguro que disfrutaste mucho el bacalao, yo disfruto tus reflexiones.

    Un abrazo
    Sete

    ResponderEliminar