jueves, 19 de diciembre de 2013

Ladrones de bicicletas

A Capra, De Sica y Berlanga. Por regalarle a cada Navidad sus mejores momentos.

El Hollywood dorado nos envió un ángel para recordarnos que es bello sobrevivir a la desesperanza. No era más que un hombrecillo menudo, como cualquiera de esos hombrecillos menudos en los que nunca reparamos, pero, sin él, nuestro querido George Bailey no hubiese celebrado la Navidad cómo es debido.
Ustedes saben perfectamente que Clarence aún no había ganado sus alas y que se encontraba en Bedford Falls, a más de seis mil kilómetros de aquí. Esa adversidad fue la que le impidió llegar a tiempo de guiar a Plácido en su desventurado itinerario por la Nochebuena. Afortunadamente, teníamos a Berlanga -otro tipo que aún espera sus alas-, y por él supimos que los pobres de espíritu disfrutamos de la magnanimidad de las élites cuando nos tenemos que enfrentar a nuestras tentaciones más mundanas.
Aún así, sospecho que, aunque se encontró con los más variopintos benefactores navideños, a Plácido sólo le faltó el llanto pedagógico de un niño para acabar convertido en un perfecto ladrón de bicicletas. Pero esa es otra historia, porque el neorrealismo no cree en los ángeles y a los georgebaileys del mundo jamás les concederá un respiro. Ni siquiera en Navidad.
Pie de foto: Cartel de “It's a Wonderful Life” de Frank Capra (RKO, 1946).

16 comentarios:

  1. No sé si los milagros existen, me cuesta creerlo pero intento no ceder a la desesperanza al menos mientras paseo por la nube imaginando ángeles benefactores o espíritus afínes, con o sin alas habitan por éstos espacios.

    Un beso pre-navideño

    ResponderEliminar
  2. Preciosa entrada aunque su trasfondo tenga saber amargo.
    A veces escucho alguna campanita sonar...

    Un beso alado.

    ResponderEliminar
  3. Directores y películas que no se darán nunca más. Plácido es una maravilla,amigo.Fíjate como el pobre hombre quiere pagar y no le dejan.Ladrón de bicicletas,una obra maestra absuluta.Y,ay,Qué bello es vivir es una película encantadora aunque en mi último post diga todo lo contrario respecto a lal memoria de un niño.

    Un fuerte abrazo y felices fiestas,amigo mío.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Son tres películas que se quedaron conmigo por diferentes razones. Tres refugios a los que volver de manera recurrente. Feliz Navidad, amigo. Abrazos

      Eliminar
  4. Con la noticia de la subida de la luz el enfoque neorrealista se me ha hecho perdurable en la retina.

    Un saludo, José Luis.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo ya le he echado el ojo a una bicicleta. Abrazos y Feliz Navidad

      Eliminar
  5. Que bueno Jose Luis. Siente un Bailey a su mesa. Antes me tomaba un lingotazo de crema Baileys, pero el neorrealismo (léase presupuesto) no me lo permite. No obstante Berlanga nos dejó un particular y nada plácido crhistmas válido para todo el año. Muy clarito lo dijo: todos a la carcel. Felices Fiestas

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ah, Victor, qué gozada es el cine cuando sirve para gozar. Feliz Navidad, amigo. Un abrazo

      Eliminar
  6. Soy bastante antinavideña. Sin embargo, has tocado unos hilos muy finos...

    Felices! Anna

    ResponderEliminar
  7. Ocurre que en realidad vivimos en Pottersville, no en Bedford Falls, y que la estrella de Belén petardeaba, se mecía en los baches y tenía una letra protestada, y aún así uno mira caer la nieve imaginaria y se dice aquello de búfalo no puede dormir no puede dormir no puede dormir, y algo de eso que llaman magia regresa a nosotros como los pétalos de Susie. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pottersville cada día. Y son ya tantos, amigo Juan. Un abrazo y feliz Navidad

      Eliminar
  8. Me interesa tu blog y tu forma de escribir
    Un saludo lleno de buenos deseos para vos

    ResponderEliminar