martes, 4 de abril de 2017

El diario del día antes

Compañero del alma. Texto de Juan Herrezuelo publicado en La Voz de Almería el pasado 30 de marzo de 2017.

El día 31 de marzo, robé un periódico. Además, lo hice delante de mi hija que, naturalmente, me pidió unas explicaciones que no acerté del todo a darle. Estaba manchado de aceite, un tanto decrépito, arrinconado entre tazas y vasos en la esquina de la barra. Se trataba de un ejemplar del día anterior y había muerto demasiado rápido, en tan sólo unas horas, como se mueren, a diario, todos los periódicos que dan con sus huesos en un bar. Y allí lo encontré. Allí, en portada, armado con su pipa, estaba Miguel Naveros y, en las páginas interiores, sus ojos de poeta me miraban sostenidos por las palabras de mi amigo Juan Herrezuelo. Pocas veces un robo estuvo más justificado, porque, como intenté explicarle a mi hija, en este caso el mayor delito hubiera sido el olvido.

6 comentarios:

  1. Entre poetas anda el juego. La sensibilidad se palpa, el compañerismo, la humanidad, lo más hermoso.
    Y es tan largo el olvido...

    Besos, amigo mío.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es un artículo de enorme emoción. Pero sin patetismo. Con la medida exacta de dolor en cada palabra. Besos, amiga.

      Eliminar
  2. Hay casos en los que se cumpliría muy gustosamente la condena o multa si llegase...un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo que tendría delito sería no cometer el delito. Un abrazo, amigo.

      Eliminar
  3. "... y tendrá tus ojos", pensé con Pavese y el corazón roto. Y roto sigue, amigo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Habrá que remendarlo poco a poco. No hay otro remedio. Un abrazo

      Eliminar