lunes, 20 de febrero de 2012

Hubo paz para los malvados

Intuyo que una obra de arte no puede nacer con la pretensión de serlo. Nada la alejaría más de su objetivo. La obra de arte se concibe únicamente para no ser vista. Es un cristal transparente que nos invita a mirar a través de él.
Esta percepción tan personal se hace especialmente evidente en las artes que tienen una intención narrativa. Tanto en Literatura como en Cine la dicotomía parece clara: ¿Ciudadano Kane o Ladrón de bicicletas?
Anoche, Urbizu apostó a caballo ganador. Puso la estética al servicio de un guión sin fisuras y, de esta forma, confirmó que, cuando la obra no pasa desapercibida, el que puede pasar desapercibido es su creador.
Pie de foto: Cine. Martínez Clares, 2008.

16 comentarios:

  1. Y no pasaría nada por pasar desapercibido...

    Besos desde el aire

    ResponderEliminar
  2. No la he visto, salvo esos trailers que ahora lo cuentan casi todo. Reconozco que el solo título ya tiene tirón ( aplicable a tantas cosas ..)el rostro mal encarado de José Coronado es muy cinematográfico y eso es una baza a su favor por 'malvado' que sea.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Efectivamente, hay películas que deberían haberlas montado los mismos que montaron el trailer. Por ellos, sabemos muchop de las películas... todo. Sabemos, por ejemplo, que La piel que habito es una obra grandilocuente. Abrazos

      Eliminar
  3. Yo tampoco he visto ésta película y algo de culpa tiene la película de Almodovar "La piel que habito". Ésta sí la vi y me dejó tan mal, que asocié el título de Urbizu a otro mal rato y se ha quedado en la lista de pendientes. Necesito que mi cuerpo se rehabilite para enfrentarme a ella.
    Me saturé de malvados sin alma..

    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hace tiempo que voy detras de ella pues intuyo que es una gran pelicula.Ahora ya no tengo mas excusas....DEBO VERLA
      Un abrazo

      Eliminar
    2. Myra: Cine y más cine siempre. No renuncies. Un beso

      Eliminar
  4. Gracias por tu cálido comentario, José Luis.
    Y un gran abrazo desde Madrid.

    ResponderEliminar
  5. Resulta curioso que yo si haya visto la película (grandilocuente si señor) del manchego universal y me perdiese la de Urbuizu. Y es curioso por que me tira bastante más el western aunque sea urbano.Más que los asuntos de Pedro. Igual ahora con lo de los premios la reponen. Resulta interesante eso de que el realizador sepa desaparecer detrás de una buena historia. No todo el mundo funciona así. En estos tiempos casi todos desean dejar impresa su huella de autor en todo lo que hacen,aunque sea un anuncio.Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Almodovar siempre aparece en sus películas. No son esos paseos casuales de Hitchcock. El manchego no se conforma con un segundo plano. Está presente en todo. Se le presiente. Se le respira. Esto, que en determinadas circunstancias puede ser una virtud, en el cine de Almodovar suele ser un lastre, porque Almodovar es grandioso. Claro... todo esto desde mi más inexperto punto de vista. Son sólo las apreciaciones de un espectador. Saludos

      Eliminar
  6. Me gustó mucho esta película, tiene un personaje enigmático del que se da poca información, sobre todo sobre tu pasado, hicieron una cosa muy, muy parecida con el personaje de "Drive", otra película "de personaje" muy buena. Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Un personaje apenas esbozado... suena a literatura buena. Saludos

      Eliminar
  7. Es la obra la que se expresa a través del creador y no al revés. Haberlo olvidado es una de las causas que ha llevado a las artes al extraño limbo en que se encuentran.
    Yo tampoco pude ver la película en su momento, pero creo que cualquier momento será buena para verla.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buena apreciación. Los egos del arte son cada vez más grandes, aunque en algunos casos está plenamente justificado. Un saludo

      Eliminar