viernes, 1 de febrero de 2013

La evidencia de tu cansancio

Sólo a través de la belleza saldremos. Ésa es tu brújula, amigo Emilio.
Has escrito en tu blog esta mañana brumosa de san viernes y yo quisiera guardar tus palabras cerca de los lugares que habito, tenerlas a mano para enseñarlas como única respuesta, para plantarlas en la cara de los iracundos, de los pulcros o de los magnánimos. Quisiera, en definitiva, recordarlas cada vez que la desidia se apodere de mis versos, porque tú, ahora, en unos cuantos renglones, has regalado un argumento a mi pertinaz pérdida de tiempo.
Aprovechemos estos días confusos. Ocultémonos entre sus costuras. Escribámoslo todo antes de que nos descubran, porque indiscutiblemente acabarán viniendo a por nosotros.
Ambos sabemos que no son pocos los peligros que nos acechan, pero tú, mientras tanto, sigue buscando la belleza y cuídate, amigo.
Pie de foto: Mujer en verso. Martínez Clares, 2011.

27 comentarios:

  1. Hoy me siento como Emilio y aquí,en este espacio de palabras efímeras quiero constatar mi estado de ánimo.Para tí,amigo,y para mi otro queridísimo amigo;Emilio,y para los que se sienten mal.

    La estupidez de tu trabajo y la insulsez de tu vida cotidiana poco sofisticada y demasiado aséptica, con aire de prefabricada. Te rodea oficinas ávidas, fábricas embrutecedoras, calles enemigas y hogares ahogados. Trabajas por un sueldo de miseria, desperdiciando tu vida por la mera subsistencia en un mundo inhóspito, difícil de soportar. Somos seres absurdos sometidos a la lógica de la razón; una pieza más del mecanismo tenaz de los días implicados irremediablemente en la rutina y en la repetición. No encuentras ocasión de redimir el vacío de la banalidad de la existencia cotidiana. Sientes que el mundo no está bien inventado. Te sientes preso en un sistema arbitrario y cada vez más limitado. En ningún momento te sientes liberado de las contingencias lógicas. En ningún momento aceptas libremente el mundo que se nos ha impuesto. Enmudeces repentinamente y pierdes interés por todo; la verdad amarga del desencanto. Sientes que no habrá lucidez a tu alrededor o paciencia para entender las cosas. Buscas un asidero hacia la lucidez, pero la línea entre la realidad y el delirio se hace cada vez más delgada. Te invade el absurdo, la desesperación existencial, la inmóvil vacuidad de los días, la irrefrenable repugnancia que te produce la esteltucia, la falta de belleza y la hipocresía generalizadas. Vives en una época tan agitada y a menudo basada en visiones tan reduccionistas y simplificadoras que ya no es sencillo precisar de forma elemental qué entiendes por razón e inteligencia, y acabas aceptando que lo importante es saber de que no se sabe nada.

    Un fuerte abrazo para ambos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Quisiera yo rebatirte, amigo Francisco, y lo haré en cuanto encuentre argumentos. Ahora mismo, carezco de ellos y dudo mucho que el tiempo me regale alguno. La actualidad, siempre tal real, me incita a suscribir tu escrito. Aunque no quiera. Un abrazo fuerte

      Eliminar
  2. Muy hermoso para tomarlo como guía de viaje. La belleza nunca engaña por mucho que digan que es traicionera.
    De todos modos, no sé si vivimos días confusos o muy cristalinos. Tras muchas matriuskas Pandora abre su caja. Y claro que lo que vemos espanta, pero mejor saber de una vez por todas. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Son días muy evidentes. Se están confirmando todas nuestras sospechas. Abrazos

      Eliminar
  3. Dias confusos?...sin duda...pero como dijo (mas o menos porque lo cito de memoria) Don Quijote: los buenos tiempos deben estar a punto de llegar porque los malos ya han durado demasiado
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si lo dijo don Quijote, no tengo nada que añadir. Ese maldito libro que nos define está repleto de grandes profecías. Abrazos

      Eliminar
  4. venía con ánimos de comentaros, pero el Paco Machuca me ha pirao,
    en fin, mejor vuelvo otro día
    un saludo desde Uruguay

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Don Paco arrastra ese cabreo que tenemos todos. Es que, en España, cada mañana nos desayunamos un par de traiciones y varios atracos a mano armada. Saludos, amigo

      Eliminar
  5. No es un mal consejo. La belleza de las cosas, de la gente. .el último refugio quizás. Vendrá otra primavera, lo dudeis.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El NO se me escapó.."no lo dudeis"

      Eliminar
    2. Estamos acorralados como en "El último refugio", pero saldremos de esta, como de todas las demás, y, siempre, a pesar de ellos. Besos

      Eliminar
  6. Vengo de leer a Emilio, y qué decir sino evidenciar la coincidencia en el sentimiento. Ah, pero qué difícil va siendo encontrar belleza, qué desnortado parece este país, qué tristemente irrelevante la poesía frente a la omnímoda rudeza de la economía y sus corruptas concomitancias.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Todo parece irrelevante en estos tiempos oscuros, pero siempre hay alguna luz a la que agarrarse, algunas líneas que seguir, alguna puerta que buscar. Abrazos

      Eliminar
  7. Después de leer y guardar bien cerca sus palabras, como bien tu comentas, no dejo de pensar en tanta sonrisa absurda (falsa)que nos seduce. Que fáciles que somos, ¿verdad?
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estamos en oferta. Esto es una liquidación por derribo. Abrazos

      Eliminar
  8. He leido el texto de tu amigo y me ha conmovido de similar manera a cómo lo hizo contigo. Es el tipo de canto que abriga y que sólo puede leerse en voz alta, la fiebre pintada en las paredes del matadero.
    Y ahora te agradezco el haber abierto una nueva puerta antes desconocida para mí.

    Un saludo, José Luis.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Emilio tiene esa capacidad de conmover que no todos tienen. Leerlo es un placer cada mañana, pese a la fiebre de esas paredes. Abrazos

      Eliminar
  9. La belleza será la contraseña. Habrá que buscarla ahí,, como tú haces, en el sesgo de los espejos en los que no nos miramos. Aunque supongo que luego habrá que hacer más cosas.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Luego habrá que explicarla y mantenerla. Esa es misión de los filósofos y los historiadores. Los demás estamos en permanente búsqueda. Abrazos

      Eliminar
  10. JL, después de leer atentamente el post. Sólo tengo en imagen el plano de American Beauty. Donde el actor, Wes Bentley muestra su filmación a Thora Birch, de la hojas y las bolsas empujadas por el viento—Hay tanta belleza...Que, a veces, nos cuesta verla y está tan cerca… Extraordinaria foto, abrazos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La belleza nos rodea. Es cierto que esos fotogramas que mencionas son magníficos y reflejan claramente lo que hablamos. Abrazos

      Eliminar
  11. La belleza la encuentro acá y en el espacio de Emilio, en el crecimiento inocente de los niños y en la ingenua poesía que se escribe haciendo el camino

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, amiga, por valorar lo que te ofrecemos de esa manera tan especial, por motivar nuestras palabras y hacernos pensar el el siguiente artículo.

      Eliminar
  12. Estamos viviendo momentos de incertidumbre
    Abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pero tenemos la certidumbre de estar viviéndolos, que no es poco. Algunos querrían que no nos hubiésemos enterado. Abrazos

      Eliminar
  13. Respuestas
    1. Siempre hay un "pese a todo" que nos saca del limbo, de la resignación. Un abrazo

      Eliminar