jueves, 14 de febrero de 2013

Out

No se recuerdan por estos pagos una dimisión, una derrota o una renuncia.
Aquí, a las inclemencias del cargo les ponemos buena cara y, si Ratzinger hubiese nacido entre nosotros, continuaría en su puesto hasta después de muerto, milagrosamente capaz, digno y heroico como nuestro Cid cabalgando por una playa de Valencia.
Pie de foto: Charlton Heston en “El Cid” (Anthony Mann, 1961). Edición de Martínez Clares, 2013.

16 comentarios:

  1. Algo huele a podrido en el Vaticano.
    Lo que más me indigna de todo esto es la cobertura informativa que ha conllevado la dimisión de un señor que representa a una religión más de este bendito mundo.

    Cuídate.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La trascendencia del Papa es incuestionable, aunque podamos ponerla en cuestión.
      El olor, en cambio, viene de lejos. Es el mismo que reina en otras partes. Podríamos decir que es un aroma propiamente humano. Abrazos

      Eliminar
  2. A mi me parece correcto que haya dimitido pero no veo que por aqui nadie piense en seguir el ejemplo
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Predicar con el ejemplo para que nadie te escuche. Abrazos

      Eliminar
  3. Fango, impudor y mugre, el Cid cabalga...a recoger su sobre. Así sería nuestro Cid hoy. Y Babieca, un Jaguar (de 200 caballos). ¡Ay!, José Luis, malos tiempos para la ética (y la épica).

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  4. No dimiten porque están apoltronados en sus caras butacas de despacho ante un caro ordenador con buena conexión delinquiendo cómodamente con un clima acondicionado al gusto. Se desplazan en caras limusinas camino de sus casas, pero de vez en cuando les dice al caro chófer que aparque un momento es ese hotel de lujo donde les espera la cara prostituta que ya tiene preparada la raya de coca. ¿Cómo quieres que dimitan? A nuestro Cid el campeador le hubiera costado lo suyo llegar a Suiza,ese lugar tan concurrido por los números digitales.Ah,bueno, ¿aquí se está hablando del Papa? Entonces es otra cosa.Son cosas del Vaticano y esas cosas no hay quien las pueda saber, ni tan siquiera el mísmisimo marqués de Sade.

    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tal vez, debería ser la poltrona la que dimita. Abrazos

      Eliminar
  5. ¿ Dimitir ? ¿cómo se conjuga dimitir..?..
    Lo que asombra es que la retirada de un señor de ochenta y muchos años, con achaques, sorprenda tanto. Lo de las intrigas "palaciegas" digo vaticanas, es otra cosa y solo a ellos concierne.
    Aquí todos se aferran al cargo como si les fuera en ello la vida..la suya, porque la nuestra no les interesa.

    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No se conjuga practicamente porque es un verbo en desuso.
      El último hispano que dimitió fue Séneca. Estaba dentro de una bañera. Tardó unos minutos. Besos

      Eliminar
  6. Todos los días, todos, tenemos que ver a un político, a un banquero, a un señorón o una señorona de éstos diciendo: eso que ha salido publicado es una insidia. Todos los días. Qué pereza y qué asco. Qué gentuza. ¿No podríamos encontrar alguna manera de dimitirlos?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Somos unos insidiosos que envidiamos de manera enfermiza a estos honrados señores de la res pública. Amigo Juan, en el pecado llevamos la penitencia. Abrazos

      Eliminar
  7. En este pais somos desde siempre gente de principios: los finales se nos dan peor.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  8. JL, el maestro del Pozo dijo el otro día; que al papá le habían birlado la mitra y le han dejado en el sillón una montera. Benedicto, no puede más.La curia en su ferocidad se vuelve impenitente y zafia. Si el héroe del castillo de la bella Peñiscola estuviera vivo, igual llamaba a Welles para poner orden en la Noir Valentia. Abrazos

    ResponderEliminar