viernes, 25 de octubre de 2013

La verdad no es cosa mía

Amo el cine casi tanto como leer de cine y, hoy, lo he pasado en grande leyendo “La traición de Rita Hayworth”. No hablo de la novela homónima de Manuel Puig, sino de la entrada en la que Francisco Machuca concluye que llega un día en el que hay que dejar el cine para salir a la vida. Es cierto que, fuera del cine, a la intemperie, todo parece bastante diferente. Incluso para la Hayworth, que siempre fue Gilda para aquellos hombres que nunca quisieron amarla.
Discúlpenme si pienso que la vida debería ser otra cosa mucho mejor, y que sería estupendo que un día tuviésemos que dejarla para salir al cine y darnos un baño de realidad. Tal vez, en algo así pensaba Machado cuando dijo que “también la verdad se inventa”.
Pie de foto: Rita Hayworth. Edición de Martínez Clares, 2013.

25 comentarios:

  1. La vida es una película continua. Tiene escenas de amor, de terror, tiernas... La mayoría de las veces se desarrolla en blanco y negro, pero cuando hay color, este lo llena todo. Aunque sea por un breve espacio de tiempo. Y a veces, somos espectadores de nuestra propia vida...

    Besos desde el aire

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A veces la vida resulta más increible que el cine. besos

      Eliminar
  2. Ah, que hay "verdades" que no son inventadas... puede ser, dicen que Hayworth existió, aunque a veces la observo y ni me la acabo ni me lo creo.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  3. "La vida es eso que nos pasa mientras hacemos otros planes"...,ir al cine es un escapismo, pero qué gran huida.

    Besos

    ResponderEliminar
  4. En Memorias de Adriano, Marguerite Yourcenar pone en boca del emperador una frase de la que me he acordado leyendo tu entrada "Mucho me costaría vivir en un mundo sin libros, pero la realidad no está en ellos, puesto que no cabe entera", cambiemos libros por películas, por cine, o por ficción. A veces para lo que hay que ver en la vida uno prefiere instalarse en las ficciones, pero como dice Machuca, las cosas están fuera y hay que salir. Aunque como bien dices dan ganas de “dejar la vida y salir al cine”. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Maravillosa la vida que se desliza en un pantalla. Abrazos

      Eliminar
  5. También disfruté mucho la estupenda entrada de Francisco Machuca. Para algunos la vida solo es medianamente soportable gracias a que existe la trampilla de la imaginación, esa que no pueden arrebatarnos nos que todo nos lo van arrebatando (aunque intentarlo, lo intentan). Un saludo a las puertas (imaginarias) del Teatro Campoamor de Oviedo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Se hace complicado no disfrutar de los escritos de Machuca. Tienen sello propio. Abrazos

      Eliminar
  6. Lo único malo del cine es que cuando acaba la película y sales de la sala, el mundo sigue igual.
    Gracias por abrir puertas a otras voces.

    Cuídate, José Luis.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Voces que nos acrercarán a otras diferentes y todavía desconocidas. Son las conexiones literarias, una red de carreteras dibujadas con tinta. Abrazos

      Eliminar
  7. Todos somos actores de nuestra vida, cuantas veces habremos actuado según las circunstancias, interpretándonos o inventándonos de nuevo, una y mil veces. Mejor ser los protagonistas en blanco y negro o en color que simple espectadores. No hay que dejar escapar ni un segundo del film, tiene una duración demasiado corta como para perderse un solo fotograma. Un besote, José Luis.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No lo perdamos. Agarrémonos a nuestro tiempo como Lloyd a aquel enorme reloj de la fachada. Besos

      Eliminar
  8. Margarita Carmen Cansino, era capaz de convertir la ficción en realidad y viceversa…

    Saludos, Anna

    ResponderEliminar
  9. Buenos días José Luis;
    Sigo tu recomendación y visito a Francisco Machuca; la verdad es que he quedado impresionada por su estupenda crónica, gracias.
    En cuanto a la tuya me ha llamado la atención tu frase, cito; (...)"salir al cine y darnos un baño de realidad". Es posible hacerlo, anoche mismo me lo di: pusieron "El diario de Noa", ¿la conoces?. Uf, de un tiempo a esta parte me alejo de las películas tristes, es más, creo que me alejo de las películas en general, pero me a esta me enganché porque si bien el final es tristemente real, el cómo es tan hermoso...
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No la he visto pero la anoto. Es cierto que de vez en cuando hay que escaparse al cine, porque el día a día no hay quien se lo crea. Si no me crees, pon un telediario o coge un periódico. Abrazos

      Eliminar
  10. Te digo en voz baja muy bajita gracias por tus palabras, fiel amigo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En voz bajita es como se dicen las cosas más interesantes. Abrazos, amigo

      Eliminar
  11. No seas modesto amigo Machuca, quer lohas bordado. Lo decimos en voz muy alta, aporreando el teclado si es necesario. Másdeuna vez he pensado que Woody Allen tiene que hacer una segunda parte de la rosa purpuea del Cairo en la que los protagonistas de la película salen y pasean por Nueva York de la mano de Mia Farrow...Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Aporreando el móvil... que deja un rastro caprichoso de cosas por decir. Un abrazo, amigo Victor

      Eliminar
  12. "lo has" se escribe separado, creo...salvo que sean loas

    ResponderEliminar
  13. Es muy profundo lo que has escrito, Un beso.

    ResponderEliminar