miércoles, 6 de noviembre de 2013

Aún muriendo

El viernes sabremos cómo murió Pablo Neruda. Un comité de expertos, entre los que no se encuentra poeta alguno, dictaminará si se lo llevó un cáncer asesino o fue, por el contrario, víctima de ese veneno sigiloso que utilizan los justicieros cuando ajustan sus cuentas.
Juan Carlos Onetti -un célebre acostado- sabía que se puede estar al borde del abismo incluso en una cama y, aquel septiembre del setenta y tres, la de Neruda ya olía a muerte inacabada, muerte que habría de subsistir en nuestras preguntas y sus versos.
Sospecho que los difuntos no conocen la impaciencia pero, mientras ellos dilucidan su epitafio, Matilde, aún hoy, le aguarda en su tumba de Isla Negra.
Pie de foto: Pablo Neruda.

37 comentarios:

  1. No hay hueco para un poeta en una comisión de expertos de tal perfil, daría opción a cualquier pronóstico imponderable.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es cierto que los pronósticos de un poeta suelen ser inescrutables, pero nadie sabe más de la muerte que los poetas y los hipocondriacos. Abrazos

      Eliminar
  2. Da igual lo que dictaminen, no va a dejar de estar muerto ni sus versos de ser eternos.

    Besos desde el aire

    ResponderEliminar
  3. García Lorca en su fosa, que también puede estar al borde del abismo, se sigue esperando, no sé qué. Ahora Neruda. Después será Onetti. Yo sigo leyendo Los versos del capitán y en un lado de la pared de mi estudio tengo escrito: Podría escribir esta noche los versos más tristes. Otro abismo, eso de las noches desesperadas y otros versos.

    Abrazos, amigo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Los poetas empeñados en no descansar ni después de muertos. Aún sobreviven en las paredes de tu estudio y en los libros que descansan sobre solitarias mesitas de noche. Abrazos

      Eliminar
  4. Y yo que no lo siento muerto...

    Un beso.. en la noche estrellada..

    ResponderEliminar
  5. La pregunta es: si se demuestra que fue envenenado, ¿quién pagará por ello?

    Un saludo, José Luis.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Los que deberían pagar serán ya fiambres y la culpa, espero, que no se herede... por el bien de los pueblos. Abrazos

      Eliminar
  6. ¿Van a exhumar sus restos y analizarlos? ¡Ha pasado mucho tiempo!
    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Fue exhumado el 8 de abril. Matilde le espera desde entonces. Saludos

      Eliminar
  7. Pues con el debido respeto, un recuerdo a todos esos anónimos pero con nombre apellido y familia que siguen esperando enterrados en la cuneta de no se sabe donde...claro está ellos no fueron insignes poetas. para ellos no habrá comité, ni de expertos ni de no expertos...
    Disculpas Jose Luis pero es que hay cosas....y conste que me encanta Neruda y que no da igual de que forma murió. Un cordial abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Efectivamente, esas cosas nunca dan igual y también, estoy de acuerdo, existe un agravio comparativo. Pero es lo que hay. Las celebridades, en todos los ámbitos, disfrutan o sufren ciertos privilegios o condenas. Abrazos

      Eliminar
  8. ¿Pero murió Neruda? Hay que visitar Isla Negra para darse cuenta de que vive aún, afortunadamente.
    Un gran abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La palabra nunca muere. Tampoco sus consecuencias. Me alegra verle por aquí, maestro. Un abrazo fuerte

      Eliminar
  9. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  10. Neruda está muerto, pero su poesía y sus memorias siguen en mi modesta biblioteca, cuando las rescato de allí y las abro están vivas y coleando. Gran legado nos dejó el poeta. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya sabemos que no fue envenenado. El cáncer de próstata no precisa de aliados. Abrazos

      Eliminar
  11. Neruda, es el poeta por excelencia, siempre permanecerá en algún recoveco de nuestras memorias; aunque estén empañadas con los visillos de los años y los secretos olvidados.

    Él sabía que la guadaña rondaba cerca. Cómo le fue sesgada la garganta: cáncer o veneno, será algo que se irá con el viento. Parece que gana peso “el maldito cáncer”. Su horóscopo de nacimiento. ¡Qué mala baba tiene la vida.

    Un abrazo, Anna

    ResponderEliminar
  12. Neruda vive. Al menos para mí... :)

    Besos, José Luis.


    Pd.: tienes activada la palabra de verificación. Por si te apeteciera eliminarla y no supieras cómo:

    http://sombrasdeunimaginario.blogspot.com.es/2012/06/por-defecto-un-inconveniente-la-palabra.html

    ;)

    ResponderEliminar
  13. Aunque nos dejó hace mucho y de muerte natural según tengo entendido, su poesía vive.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  14. En algún lado escuché a Silvio Rodríguez cantar: Pero el poeta siguió muriendo. La fuerza del gerundio adorna este afán de darle explicación a tanto grande ido, también al morbo que nos corroe. Como si hubiera muerto del todo, lo cual es imposible para quienes vamos más preocupados por darle voz a quienes nombraron al amor.

    ResponderEliminar
  15. Y así vamos descubriendo cosas constantemente.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  16. Aún muriendo, excelente título. Pues no tenía ni idea de que se hubiera comenzado este proceso de exhumación, a raíz de leerte esta entrada y hablándolo con un amigo, he sabido que lo ha solicitado la familia y que, parece que ya se sabe la causa de su muerte, cáncer. En definitiva, no, no termina de morir Neruda, aunque esa, leyendo su obra, es una certeza que se tiene. Un saludo, JLuis.
    Sete

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Qué todas las certezas sean así de ciertas, de evidentes. Saludos

      Eliminar
  17. Añadir que, definitivamente, me quedo en tu espacio. (¿Acaso no lo había hecho ya...?)

    ResponderEliminar
  18. No hay noche que no pudiéramos escribir los versos más tristes al pensar en ese velatorio del cadáver de Neruda en una casa saqueada por los golpistas, inundada de agua y con los libros quemados. Escribo hoy con ventaja, amigo José Luis, porque ya se sabe que fue el cáncer el que lo mató, ayudado, supongo, por el acelerante de la tristeza. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La tristeza siempre echa una mano... generalmente al cuello. Algo de esto nos cuenta Machuca en su entrada de hoy. Un abrazo

      Eliminar